viernes, 14 de noviembre de 2008

El “éxito” del general Petraeus en Iraq



Un avión civil de carga estadounidense con seis personas a bordo, se estrelló el pasado jueves, poco después de despegar en una zona del oeste de Iraq. El hecho fue confirmado por el Ejército de Estados Unidos (EEUU), que añadió que no tenía detalles sobre el número de víctimas."Fue una falla de funcionamiento. Perdió el contacto por radio y luego se estrelló. No tenemos información sobre el destino de la tripulación", dijo un portavoz militar, o sea la historia de siempre, cuando un avión o helicóptero ocupante se estrella en ese país. No se debe emborronar a estas alturas- sobretodo después de habernos vendido una historia diferente- la hoja de servicios del general Petraeus, el “pacificador” de Iraq.

Tan sólo un día antes, un soldado de un Ejército iraquí construido a base de talonario por Petraeus (su mayor “logro”, pues el resto han sido asesinatos indiscriminados) mató a cuatro militares norteamericanos, e hirió a otros tres según reportaron varias agencias de noticias- de las que se han hecho escaso eco los grandes medios de información-, porque sus compañeros occidentales se burlaron de él cuando estaba rezando. Es evidente que los soldados “democráticos” no pueden esconder su pretendida supremacía racial, típicamente nazi, frente a las actitudes religiosas y culturales de los musulmanes.

Estos sucesos demuestran que, tanto el nuevo Ejército iraquí- al que se incorporó gran parte de la insurgencia sunita- es tan poco fiable como el Gobierno instalado por EEUU en Bagdad, pues, independientemente de religiones y sectas, el rechazo de toda la población iraquí a la ocupación extranjera es tan fuerte como el primer día. La mayoría chiíta que conforma el Gobierno iraquí es afín, por cuestiones obvias, a Irán y exige la retirada sin condiciones de las fuerzas invasoras de la región, lo que refuerza el papel de Teherán. Iraq está, hoy día, más vinculada a Irán (el otro enemigo de Washington) que al propio EEUU ¡Menuda paradoja!

Petraeus intentó resolver un problema (el de la insurgencia), aprovechándose de las circunstancias de penuria que sufre la población, pagando un salario a una parte de sus enemigos, pero ha generado nuevos conflictos. Bastante tiene ahora en ocuparse del segundo frente de guerra de Afganistán, para que continúen golpeándole política y militarmente por la retaguardia (tomen el término en el sentido que quieran). ¿Dónde está, entonces, el éxito que le atribuyen los medios occidentales?