martes, 6 de enero de 2009

Mahmoud Abbas, cómplice de los crímenes sionistas



El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, está efectuando condenas y denuncias sobre las atrocidades que los sionistas están cometiendo en Gaza, pero a pocos puede engañar. Por mucho que critique a Israel en los foros internacionales, su colaboracionismo servil con los imperialistas lo ha obligado a culpar a Hamas de lo que está ocurriendo, alegando que esa organización no amplió la tregua de seis meses acordada con Israel. Sin embargo, en la franja de Gaza casi nadie censura a Hamas por no renovar la tregua, porque una de los compromisos pactados fue que Israel aliviara el tránsito fronterizo, pero Tel Aviv hizo todo lo contrario, afectando a la ayuda humanitaria de la que depende la mayoría de la población de la franja. Además, ¿es posible mantener vigente un acuerdo, cuando una de las partes actúa arrogantemente, ejecutando asesinatos selectivos y operaciones puntuales de “limpieza”? Israel ha dado motivos de sobra a Hamas para utilizar sus cohetes caseros.

El grupo palestino Al-Fatah, afín a Mahmoud Abbas, hace más de 20 años que abandonó sus reivindicaciones y la mayoría de sus dirigentes son unos corruptos. En contraste, Hamas, pese a contar con escasos recursos, logró establecer una red social de la que se beneficiaban miles de personas, por eso-, y por mantener el uso de la fuerza contra los ocupantes sionistas- vencieron en las elecciones de 2006. En junio del 2007, Hamas salió airoso de una contienda fraticida (que intentó evitar en varias ocasiones) con Al Fatah. Aquella pequeña guerra civil, fue instigada por Estados Unidos (EEUU), Israel y también por Mahmoud Abbas que recibió órdenes del cónsul general de EEUU en Jerusalén para liquidar Hamas, en una reunión que mantuvieron en Cisjordania.

El presidente palestino pretende aprovecharse del conflicto, para enfrentar a los habitantes de Gaza contra la organización islámica,y obtener todo el poder para él, pero está obteniendo escaso éxito si consideramos que al funeral del dirigente Nizar Rayan, asesinado por un misil israelí junto a su familia, acudieron miles de personas. Abbas demuestra en qué lado está, conversando, junto a su Primer Ministro Salam Fallad -ex miembro del Banco Mundial-, a través de vídeoconferencia con George Bush, el máximo valedor de Israel en la región y culpable de crímenes contra la Humanidad. Para que no haya dudas sobre donde se ubica cada uno, el “Gobierno” de Cisjordania, controlado por Abbas, ha despreciado la llamada a una nueva Intifada, ha prohibido las manifestaciones de solidaridad con sus hermanos de Gaza, y ha reprimido violentamente a quienes hicieron caso omiso de la prohibición.

Hoy más que nunca, Hamas representa la resistencia antiimperialista y Mahmoud Abbas la sumisión y la traición. El dirigente palestino es cómplice de los crímenes sionistas, desde el día en que vendió a su pueblo por un plato de lentejas cocinado en Occidente.

No hay comentarios: