miércoles, 11 de febrero de 2009

Dios los cría, unos firman y doscientos se juntan


Comenzaba a ser un vago recuerdo el acto circense, protagonizado por Esperanza Aguirre el día 1 de febrero pasado, cuando caí en la cuenta de que los organizadores del evento anticubano habían recogido firmas de apoyo por Internet. En mi artículo, “Ni un millón de paraguas, podrían ocultar la naturaleza de la disidencia cubana” (publicado en kaos en la red) no cité la asistencia de algunos de los presentes de cierta relevancia ni, obviamente, el de los firmantes ausentes, algo que realizo ahora, para que los ciudadanos españoles sigan con su sana costumbre de asociar oposición cubana con la extrema derecha. Es fácil que mantengan ese prejuicio cuando ven a grupos neo-nazis apoyando a esa gentuza. Son tan torpes, tan fanáticos que- como diría un castizo- "nos lo ponen a huevo".

No voy a ahondar en el historial de doña Esperanza Aguirre (temo ser espiado), Federico Jiménez Losantos o Zoé Valdés, pero entono el mea culpa, por omitir la presencia de Jaime Mayor Oreja, veterano represor y encarcelador de vascos independentistas; Jorge Moragas que, según el periódico venezolano Últimas Noticias, de fecha 23 de marzo de 2002, participó en Caracas en un “coloquio político” junto a opositores a Chávez, pocos días antes del golpe de Estado, golpe en el que participaron varios de sus contertulios, y Antonio Guedes (antes “Tony el cubano”, ahora don Antonio, miembro de la Junta Directiva madrileña del partido de extrema derecha, Partido Popular). El señor Guedes, es miembro de la Unión Liberal Cubana, organización que, según el Ministerio de Relaciones Exteriores cubano, ha realizado transmisiones de radio- conjuntamente con Alpha 66- desde Estados Unidos, en las que incitaban a realizar sabotajes en Cuba, lo que en cualquier parte es considerado un delito terrorista.

Entre los firmantes “de prestigio”, figuran el escritor e historiador francés, Pierre Rigoulot, propagandista bélico que apoyó la gran mentira de las armas de destrucción masiva iraquíes, coartada utilizada para invadir aquel país, robar sus recursos y asesinar a un millón de personas; el también historiador francés Ilios Yannakakis, miembro de un comité de apoyo a la democracia en Irán, o lo que es lo mismo, partidario de un ataque contra Teherán con el mismo objetivo que el de Iraq, y el peruano Jaime Bauyly, admirador de Bush, enemigo declarado de Hugo Chávez y Evo Morales, que pide, a voz en grito, la muerte de los dirigentes cubanos, pues comparte la figura retórica, inventada por Israel, del “asesinato selectivo”, que tiene por objeto, además de matar, que el ciudadano común perciba el crimen a sangre fría, como algo natural y cotidiano.

¿Quién en su sano juicio podría mirar con simpatía a una “oposición” cubana arropada por unos elementos cómplices, por acción, inducción u omisión de genocidas y energúmenos de la fuerza? Ni el sol quiso sumarse a las 200 personas que con sus paraguas, panfletos de guerra fría, y amigos indeseables, hicieron el ridículo en Madrid.

En la foto de EFE puede verse cómo dios los cría, y ellos se juntan

No hay comentarios: