martes, 3 de febrero de 2009

Ni un millón de paraguas, podrían ocultar la naturaleza de la disidencia cubana



El domingo pasado un grupo de nostálgicos franquistas se concentraron en Madrid para escupir su rabia contra la Revolución cubana. Lideraba el espectáculo, Esperanza Aguirre, la señora que salió corriendo de Bombay como si fuera una liebre, abandonando a su corte de lacayos, perdiendo hasta las chanclas en tan heroica acción, y que estos días, está siendo señalada con el dedo por el escándalo de espionaje destapado en la Comunidad de Madrid. También asistieron el colectivo COLEGAS, en armonía con un grupito de ideología nazi que desprecia a los primeros por su orientación sexual, paradojas de la vida... Todos quieren restaurar en Cuba un sistema que está proceso de extinción. ¿Son conscientes de que estamos asistiendo al derrumbe capitalista que pronosticara Marx?

Bufonadas como la del domingo no beneficia la imagen de los disidentes, ya de por sí bastante deteriorada, debido a la existencia de personajes de todo pelaje, como es el caso del semidesconocido médico, Darsi Ferrer que “dirige” un Centro de Salud Independiente, instalado en una casa particular de La Habana, y, a pesar de su profesión, no quiere que le envíen medicinas, sino dinero. ¿Y qué decir del camello Gorki Aguilar, trovador que berrea alabanzas a criminales, devenido, de la noche a la mañana en disidente, aunque tenga el hábito de asomarse “fumao” a la puerta de su casa para enseñar sus atributos masculinos? Parafraseando una de sus creaciones artísticas, yo le recomendaría, en beneficio de su salud: ¡no comas más droga, comediante!

Contrariamente a Darsi Ferrer, Carlos Alberto Montaner, sí es muy conocido. Aspirante eterno a presidente de una nueva Cuba (en realidad, la vieja Cuba de Batista), es socio de la señora Aguirre- que lo privatiza todo menos su suculento salario público- e íntimo amigo del pontífice de la radio más siniestra de España, el ultra, Federico Jiménez Losantos. El señor Montaner, fue condenado en Cuba por delitos de terrorismo tras ser apresado portando explosivos, pero él insiste en decir que es mentira, a pesar de que las malas lenguas afirman que, cada vez que lo hace, le crece un poco la nariz. Y ya que hablamos de terrorismo: ¿estaría presente en Madrid el espíritu democrático del anciano Posada Carriles?. Un avión civil, explosionado en pleno vuelo, y 73 muertos lo avalan como “luchador por la libertad”.

No faltan en ese mundo, admiradores de genocidas como Martha Beatriz Roque. Su voto simbólico, en la Oficina de Intereses estadounidense (SINA) de La Habana, fue para George Bush, uno de los mayores criminales de la historia contemporánea. Por su parte, Las Damas de Blanco- copia burda de las argentinas, Madres de la Plaza de Mayo- además de admirar a Bush, no tienen escrúpulos en aceptar el dinero, manchado de sangre, que les facilita el terrorista cubano, Santiago Álvarez. Estas señoras, por llamarlas de alguna manera, fueron magistralmente definidas por Hebe de Bonafini con las siguientes palabras: ”Nuestro pañuelo blanco simboliza la vida, mientras que esas mujeres representan la muerte. Ellas defienden al primer país terrorista del mundo, el que más sangre tiene en las manos”.

No me olvido de otros, como el racista Payá, que siempre está con dios y con el diablo (la cuestión es engordar su cuenta corriente), la bloguera Yoanis Sánchez, un tanto desmarcada de la movida de Esperanza Aguirre, porque está en nómina del PSOE a través del grupo PRISA, o el reaccionario Oscar Elías Biscet, típico Tío Tom al servicio del Gran Padre Blanco (Obama, hará lo que ordene el oligarca), que debería apiadarse de él, y permutarlo por los cinco cubanos presos en Estados Unidos, por evitar que los amigos de Biscet, que residen en Miami, asesinaran gente inocente en Cuba.

El domingo hubo varias decenas de paraguas en la Puerta del Sol madrileña- pocos, si consideramos la abundancia de recursos utilizados para organizar el sarao-, pero ni un millón de paraguas podrían ocultar la naturaleza de una disidencia plena de pícaros, camellos, terroristas y amigos de genocidas.

2 comentarios:

Claudio Orellana dijo...

Menudo estas hecho ,por que no te vas a Cuba si tan maravilloso es vivir alli ,yo prefiero vivir en España ,pero antes me voy a Estados Unidos que a Cuba, Venezuela o Corea del Norte.
¿Tienes dudas de donde te censurarian antes lo que escribas?

pedro dijo...

eres una persona mierda,si te gusta tanto la robolucion cubana ve a vivir para alla,por que no hablas de la falta de liberta que no tienen los cubano,del hambre que pasan,
Eres un peste a culo,gallego de mierda
te invito a mi blog generacionkbolaasere.blospot.com
para que conosca la verdad de cuba