miércoles, 8 de abril de 2009

Si antes lo decimos, antes nos dan la razón (reacciones a la Cumbre del G-20)


En mi último A Golpe de Renglón comenté lo siguiente sobre la Cumbre del G-20 celebrada en Londres:

Comentaristas eufóricos reportaron que la Cumbre del G-20 fue un éxito, a pesar de las enormes desavenencias que existen entre los países participantes. Otros han ido más lejos, afirmando que el permiso concedido para fotocopiar un billón de papeles verdes, conocidos como dólares, y extraer un poco de oro de las escuálidas arcas del FMI, significará el principio del fin de la crisis global. Sin embargo, el Banco Central Europeo tiene los tipos en el 1,25% y anuncia futuros recortes, mientras que a la Reserva Federal americana no le queda nada por rebajar. ¿Final de la crisis? ¿Qué final?”

Ayer, el rotativo El País publicó lo siguiente:

Críticas del BCE al G-20

Para hacer frente a este fuerte deterioro económico, el grupo de los países más poderosos del mundo y los emergentes acordaron la semana pasada en el marco del G-20 y con la propia participación de la UE una amplía reforma del sistema financiero internacional que, sin embargo, no han sido muy bien recibidas por el Banco Central Europeo (BCE).

De hecho, la institución presidida por Jean Claude Trichet ha criticado que las medidas consensuadas en Londres son una mera creación de dinero y, condicionada por su inherente aversión a los riesgos inflacionistas que ha heredado del Bundesbank (banco central alemán), ha advertido del riesgo de que estos acuerdos acaben provocando subidas de precios a pesar de las expectivas generalizadas de los analistas, que apuntan a una tendencia a la baja hasta después de verano.

En una entrevista que el diario alemán Handelsblatt publica en su edición de hoy, el miembro alemán del comité ejecutivo del BCE, Jürgen Stark, ha calificado las medidas para conseguir liquidez global adicional de dinero-helicóptero para el globo, un término que se utiliza para describir un aumento de la cantidad de dinero en el sistema bancario.

El BCE controla y emite la moneda única (Euro), y tiene su sede (no por casualidad) en Alemania, país que es el primer competidor comercial de Estados Unidos (EEUU). Esa competencia, genera inevitables contradicciones y discrepancias entre ellos y sus respectivas alianzas (por cierto, repito que cuanto más se agudicen, tanto mejor para el movimiento anticapitalista). Dicen por ahí que Europa está sometida a EEUU de manera incondicional, pero esta noticia lo desmiente, pues Alemania, que yo sepa, está en Europa y las criticas a lo acordado en Londres, han surgido de Berlín, que es quien maneja al BCE.

Al hilo de todo ello, me pregunto: ¿Dónde está la tan cacareada sumisión europea? ¿Y dónde está la solución a la crisis?, ¿fotocopiando papeles sin ton ni son como dije entonces, y como ahora confirma el BCE?. Las decisiones adoptadas en la Cumbre, sólo prolongarán la agonía del sistema, nada más.

En la foto, policías “democráticos” -a las órdenes de los millonarios-, cargan contra el pueblo