jueves, 30 de julio de 2009

Según la OTAN, rebeldes afganos atacaron un helicóptero sanitario de rescate


Desgraciadamente estamos acostumbrados a leer noticias que informan sobre los ataques que, tanto por tierra como por aire, efectúan las fuerzas de la OTAN desplegadas en Afganistán contra cualquier grupo de personas, sin contrastar siquiera su procedencia, es decir, primero matan, luego preguntan y el resultado suele ser siempre el mismo: civiles asesinados indiscriminadamente.

El pasado miércoles, una bomba explotó al paso de un convoy de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (OTAN), hiriendo gravemente a varios soldados. Cuando llegaron los helicópteros sanitarios para evacuar a los heridos se entabló un combate entre soldados e insurgentes, quedando dañado uno de los helicópteros. Según los rebeldes afganos, el combate contra el convoy duró 3 horas y el helicóptero, semidestruido, aún se encuentra varado en tierra.

Tras la acción, los militares occidentales han puesto el grito en el cielo denunciado que el ataque a una misión médica de evacuación- y señalizada como tal en los helicópteros de rescate- constituye una clara violación de los acuerdos internacionales que protegen al personal médico y la recogida de heridos.

Al respecto habría que matizar dos cosas: La primera es que, casi al cien por cien de seguridad, están mintiendo cuando dicen que sólo había personal médico en los helicópteros. La segunda es que cuando ellos asesinan mujeres y niños asistentes a una boda o una fiesta, también están violando los derechos y la vida de personas civiles no combatientes.

Así que ya sabéis mercenarios, profesionales del crimen: donde las dan las toman.

No hay comentarios: