miércoles, 26 de agosto de 2009

Las recetas de la abuela: Pucherazo afgano al estilo occidental


Ingredientes:

100.000 invitados (importante que más de la mitad sean estadounidenses)
2 Candidatos.
1 Junta Electoral Central, o similar.
Número indeterminado de burros.
Número indeterminado de electores.
Número indeterminado de urnas.
Número indeterminado de tarjetas electorales.
Sal, pimienta y poca vergüenza.

Procedimiento. Se mezcla todo de la siguiente manera:

Colocar urnas y burros alejados del centro de la cazuela y, posteriormente, sacar los burros del perol. No es conveniente mezclar electores y candidatos para evitar sancochos indeseados; por tanto es necesario alejar unos de otros. Cocinar y recontar electores lentamente, no importa si las urnas se revientan, cuantas más se rompan mayor será el sabor. Añadir miles de tarjetas electorales que se pueden adquirir en cualquier lugar, a 10 dólares la unidad. Es necesario que la Junta Electoral Central sea tierna para manipularla si grandes esfuerzos. Los 2 candidatos deben ser de buena calidad para precaver que se pongan demasiado duros al finalizar el proceso de ebullición. Un consejo a tener en cuenta: cuidado con los cuchillos, evitará amputaciones digitales.

Los invitados deben abstenerse de intervenir directamente durante la cocción del puchero, respetando el proceso hasta el final, pero deben vigilar para que aquel no se pegue, de esa manera la Junta Electoral no dejará un saborcillo a quemado en paladares demasiado exigentes. Uno de los 2 candidatos, debe ser devorado poco a poco, y el otro servirá de adorno para decorar el guiso. Después de respetar esas recomendaciones, se aparta todo del fuego, se deja enfriar y se sirve a los comensales. Si éstos lo digieren sin padecer fuertes dolores intestinales, quedarán graduados como expertos catadores, por muy mal que sepa el cocido.

Finalizado el gran bufé, reseñar que la sal, la pimienta y la desvergüenza fueron aportadas por Barack Obama calificándolo de “'importante”, la Unión Europea diciendo que se apunta para la próxima degustación (si la hay), y el Consejo de Seguridad de la ONU, felicitándose por el éxito.

No hay comentarios: