jueves, 6 de agosto de 2009

Matar a todos en Iraq... y dentro de Estados Unidos


Juan Marrero

elmercuriodigital.es

Por estos días, en la prensa local de Estados Unidos, y en medios alternativos como Democracy Now, circula una información que ilustra, como pocas, la naturaleza feroz y el salvajismo con que son educados los soldados norteamericanos que forman parte de las unidades enviadas a países como Iraq y Afganistán con la misión de “defender la democracia y la libertad” del Occidente capitalista.

Se trata del encarcelamiento de decenas de soldados de infantería y las causas judiciales abiertas contra muchos más que prestaron servicios en Iraq y que, al retornar a Estados Unidos, han estado implicados en asesinatos, intentos de asesinatos, apuñalamientos, tráfico de drogas, robos, violencia doméstica, secuestros, golpizas, riñas, conducir en estado de embriaguez, etc., etcétera.

El periódico Gazette de la población de Colorado Springs ha publicado que todos esos soldados pertenecen a la unidad de la Cuarta Brigada de Combate de la Cuarta División de Infantería, del Ejército, cuya sede es Fort Carson, en el estado de Colorado.

Esos soldados han sido condenados no por las matanzas y crímenes que cometieron en Iraq, que fueron atroces, sino por delitos dentro del territorio de los Estados Unidos, la mayor parte de ellos en el estado de Colorado. Han estado implicados en 11 asesinatos desde el 2005. La violencia irracional que fue su día en el país invadido y ocupado, la practicaron dentro de Estados Unidos.

The New York Times publicó recientemente que al menos 120 soldados que participaron en la invasión de Iraq y Afganistán cometieron asesinatos y crímenes violentos al regresar a los Estados Unidos. La cifra podría ser mucho mayor.

En ocasión de los procesos judiciales que se abrieron en el estado de Colorado, salieron a la luz la manera tan atroz y criminal en que actuaron esos soldados contra la población civil de Iraq y, posteriormente, dentro de los propios Estados Unidos.

Veamos algunos casos reconocidos por ellos mismos ante la prensa de Colorado sobre sus “heroicidades” en Iraq: Mataron a hombres en los interrogatorios y los dejaban tirados en cualquier lugar; los tanques Bradley aplastaban los autos de los civiles iraquíes aunque no hubiera motivos; “estábamos tan molestos…que si un civil iraquí se nos acercaba demasiado, le hacíamos fuego o lo incendiábamos”, dijo uno de esos soldados; “disparábamos en todas las direcciones, simplemente encendíamos toda el área, si alguien estaba en los alrededores, era su culpa”, dijo otro. “era normal matar a taxistas iraquíes sin excusa alguna, así como lanzar a personas desde puentes luego de interrogarlas”, expresó otro de estos criminales.

Hubo cartas de denuncias de otros soldados sobre tal vandalismo que quedaron archivadas por el Ejército. Así, en diciembre de 2007, el soldado John Needham denunció que un sargento disparó a un niño iraquí que iba montado en una bicicleta, sin justificación alguna. Otro sargento asesinó a un hombre durante un interrogatorio, luego amarró el cadáver a un vehículo y lo arrastró por las calles iraquíes.

Ninguno de esos crímenes de guerra ha sido juzgado por los tribunales militares de Estados Unidos. Las denuncias suelen archivadas como “top secret”, y no se inician investigaciones. Así ha ocurrido con recientes denuncias de las torturas en Iraq, Afganistán, la base naval de Guantánamo…

El expediente y las declaraciones de uno de esos soldados que estuvo en Iraq, Kenneth Eastridge, a quien le impusieron diez años por complicidad en uno de los asesinatos cometidos dentro de Estados Unidos, constituyen una prueba de la falta de rigor con que se efectúa la selección para ingresar al Ejército y cómo se les educa.

Eastridge fue un delincuente juvenil, condenado por homicidio imprudente, pues cuando jugaba con pistola de su padre, mató al mejor amigo de éste. Ese hecho no lo invalidó para que el Ejército lo reclutase y lo enviase a Iraq en el 2004-2005. Regresó a Estados Unidos y, apuntándole con la pistola en la sien, amenazó con matar a una amiga, que lo acusó ante los tribunales. Pero el ejército lo volvió a enviar a Iraq en octubre de 2006 antes de que se resolviera el caso.

Eastridge, quien exhibe en uno de sus brazos un tatuaje con una insignia parecida a la de los SS nazis, expresó: “El ejército te lo machaca en la cabeza, hasta que se convierte en algo instintivo: mata a todo el mundo, mata a todo el mundo. Y uno lo hace. Luego ellos piensan que uno puede volver a casa y desconectarse”.

Todo esto recuerda lo que sucedió en Viet Nam y, en particular, el caso del criminal teniente William Calley, quien mató a más de 500 civiles, entre ellos 200 niños, en la aldea de My Lai. A Calley, por esa matanza, lo condenaron a cadena perpetua, pero tres años después el presidente Nixon le conmutó la pena por un simple arresto en una residencia de Fort Benning. Y poco tiempo después fue liberado totalmente, y hoy vive de su pensión en Columbus, Ohio.

Son cosas que pasan en Estados Unidos, país que es presentado por la propaganda mediática como “un ejemplo de democracia y libertades”. Casi la totalidad de los crímenes de terroristas servidores de ese Estado, como los casos Calley o Eastridge, permanecen impunes, o reciben castigos ínfimos.

En cambio, en cárceles de Estados Unidos están los cinco cubanos que no mataron ni hirieron a nadie: sólo por luchar para que los terroristas no pudieran matar a nadie en la tierra donde nacieron…ni dentro de los Estados Unidos.

En la foto, los padres de esas "criaturas"

1 comentario:

Gilgadu dijo...

Es una pesadilla a la semejanza del relato de Sísifo. Con la misma falta de rigor conque reclutan soldados en EEUU y en otros, (ese es el propósito macabro), luego estos "Rambos" cuando regresan al nido se alistan a la policía u otras bandas. Ya vienen preparándolos desde temprano con un ambiente de violencia, el estímulo de dolor/placer en la TV alienante, ahora juegos de vídeo de sangre y más tiros como premio, 'noticieros' incesantes del morbo, discriminación, estereotipos, sentimentalismo o burla al indefenso... Ah sí, la consagrada libertad de expresión... El Pentágono le ha dado un contrato de puerta giratoria cómo no, a una compañía en Maryland (Robotic Technology Inc.) para que construya robots (EATR), que por sí solos puedan buscar fuentes de combustible. Si llega a ser realidad, cualquier materia orgánica pudiera satisfacer a estos autómatas: madera, cadáveres... Libertinaje para ciertas cosas y encubrimientos o impedimentos de otros descubrimientos. Estos/as felones con 'antecedentes' necesitan que los tranquen por un larguísimo tiempo, quizá bajo terapia. No sólo a ellos, sino también o juntos a los ilustres (como los 3 chiflados en la foto) que les han dado tales órdenes o promesas. No sorprende que el gobierno estadounidense se ha opuesto a que la Corte Penal Internacional
en la Haya tenga cierta jurisdicción sobre crímenes que puedan cometer sus soldados, y políticos.

2Timoteo 3:1-9,12-13, 4:3-4 (ahora, ¿éstos/as intentan chantajear a una "deidad" por su falta de rumbo?)

"La virtud es más difícil de conseguir que el conocimiento del mundo, y una vez que se pierde desde joven difícilmente se recobra." John Locke (1632-1704), filósofo.