domingo, 20 de septiembre de 2009

Los verdes de Irán se declaran, implícitamente, pro-sionistas




La “revolución” verde iraní, ha vuelto a dar señales de vida, justo cuando Obama ha suspendido (temporalmente) el emplazamiento del escudo antimisiles en Polonia debido a que la crisis no permite dispendios y resulta más barato seducir a Rusia para que se una al coro anti-Irán. Aunque no sea objeto de este artículo, no está de más señalar que Moscú sabe que tiene poco que ganar, pues atesora intereses en ese país, así como en América Latina. Si se deja arrastrar, los problemas separatistas de sus repúblicas, alimentados por Estados Unidos (EEUU), se recrudecerán, perdería aliados, clientes, amigos y el bofetón georgiano de nada le habrá servido. Rusia es consciente de que si renuncia a la firmeza, el destino le depara una desintegración planeada en Occidente, por eso exige “más gestos” a EEUU.

Mientras la crisis capitalista continúa impertérrita su camino y algunos de los “aliados” de EEUU estarían encantados de abandonar el dólar para garantizar sus reservas (no lo hacen por temor a la maquinaria bélica estadounidense), los mercenarios verdes iraníes- cuya misión es entregar el país a EEUU para aplazar la agonía de Washington- salen de nuevo a la calle denunciando supuestos fraudes electorales (para fraude, el de Afganistán), y apoyar, de manera solapada, a Israel. En Irán se celebra todos los años la manifestación de Al Quds en solidaridad con el pueblo palestino, y los partidarios de Mussavi, han aprovechado la ocasión para salir a gritar "Ni Gaza ni Líbano. La vida por Irán".

Negar Gaza, es negar la lucha del pueblo palestino e, implícitamente, entraña comprometerse con el Estado fascista israelí (del que se cuidaron no citar en sus gritos), y todo ello pese a que está reciente un informe de la ONU que acusa a Israel de, “posiblemente”, cometer crímenes contra la humanidad en su última agresión contra Gaza al disparar contra civiles; atacar mezquitas en horas de oración; destruir depósitos de agua dulce y arrasar un hospital con fósforo blanco. Ese informe también acusa a Hamas, tratando de asumir una neutralidad tan risible como pueda serlo comparar los cohetes Kassam, con los misiles israelíes lanzados con precisión contra la población civil para aniquilarla.

Hossein Mussavi el hombre de Occidente que tantas simpatías ha levantado en la extrema derecha mundial, sabe que quien no está con la causa palestina, es porque vive en la inopia alienante, o está con Israel. Alinearse, por omisión intencionada, con el brutal régimen de Tel Aviv implica hacerlo con el sionismo, ideología nazi de conquista y expansión vinculada al crimen selectivo, la brutalidad y el genocidio. De la misma manera que no es ético negar la existencia del Holocausto (bandera utilizada por Tel Aviv para lavar su imagen, aunque la mitad de los, según algunas cifras, doce millones de asesinados no fueran judíos) tampoco lo es olvidarse de Sabra y Chatila. Los verdes iraníes se han declarado pro-sionistas. Nada extraño: siguen las consignas del imperialismo fascista que los inventó.

En la foto, Mussavi parece decir: "Aguanta Obama, te echaré una mano si me dejan"

2 comentarios:

planeta verde dijo...

HOMBRE, ¿los verde?...diras otro movimiento...pero los VERDES ¡NO!

JM Álvarez dijo...

Los verdes de Irán.Yo creo que está bien claro

Saludos