jueves, 31 de diciembre de 2009

Feliz Año Nuevo, Agencia Central de Inteligencia (CIA)


Los insurgentes talibanes han reivindicado un atentado suicida cometido en la provincia de Jost, este de Afganistán, que costó la vida a ocho terroristas de la CIA. Los talibanes han revelado que el suicida que se inmoló en el interior de una base, cerca del aeropuerto de Jost, era un oficial del Ejército afgano.

"Este ataque mortal fue llevado a cabo por un valiente miembro del Ejército afgano cuando los oficiales (agentes de la CIA) estaban ocupados obteniendo información acerca de los mujahidines", declaró el portavoz talibán, Zabihullah Mujahid.

La Base de Operaciones de Chapman (que así se llama el recinto), sirve de centro de operaciones y vigilancia de la banda terrorista CIA, en ese lugar se perpetran crímenes, bombardeos indiscriminados y masacres a las que después denominan “efectos colaterales” y de las que, hipócritamente, incluso en ocasiones piden disculpas.

Éste es uno de los ataques más cruentos en la historia de la CIA: ocho pájaros de un sólo tiro. Feliz Año Nuevo a todos los integrantes de la Agencia, que sepan que son vulnerables, y que sus actos terroristas no deben quedar impunes.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

EL QUE A HIERRO MATA, A HIERRO MUERE!


Y ASI SE CONVIERTE EN UNA HISTORIA SIN FIN!

Anónimo dijo...

BOGOTA -- Rebeldes de las FARC mataron a una menor de edad y a un soldado en un ataque registrado a diez minutos de la llegada del Año Nuevo, se informó el viernes oficialmente.

"Las víctimas estaban en una fonda esperando el Año Nuevo cuando fueran atacadas", relató el general Henry William Torres, comandante de la IX Brigada del ejército con sede en la ciudad de Neiva, departamento de Huila y a 240 kilómetros al suroeste de Bogotá. Otras dos personas resultaron heridas.

El oficial explicó en diálogo telefónico que hacia las 23.50 horas del jueves los guerrilleros dispararon contra dos soldados y que en la acción murió una niña de 14 años.

Los hechos ocurrieron en zona rural del municipio de Algeciras (Huila), a 265 kilómetros al suroeste de Bogotá.

Anónimo dijo...

PESHAWAR, Pakistán -- Un atacante suicida detonó el viernes un vehículo repleto de explosivos durante un torneo de voleibol en el noroeste de Pakistán, matando por lo menos a 32 personas y dejando heridas a más de 70, informó la policía.

La explosión ocurrió cerca de la zona tribal de Pakistán y representó el hecho de violencia más reciente que estremece el país desde que el ejército emprendió una ofensiva contra los milicianos del Talibán en la región de Waziristán del Sur. La operación ha obligado a los insurgentes a dispersarse pero también ha provocado represalias con un saldo de más de 500 muertos desde octubre.

La policía informó que el atentado del viernes en la ciudad de Lakki Marwate, cerca de Waziristán del Sur, fue posiblemente una respuesta de los milicianos por las medidas de los residentes locales para impedir que ingresen al área.

"La localidad ha sido un bastión de los milicianos. Los lugareños crearon una milicia y expulsaron a los milicianos de esta zona. Este ataque parece una reacción a esa expulsión", dijo a la prensa el jefe policial Ayub Khan.

Agregó que el dinamitero entró al campo deportivo, ubicado en un vecindario sobrepoblado, durante el torneo de voleibol. La fuerza del estallido fue tal que algunas casas cercanas se derrumbaron.

"Tememos que haya unas 10 personas atrapadas en los escombros", dijo Khan.

Otro funcionario policial, Habib Khan, dijo que perecieron 32 personas y más de 70 resultaron lesionadas. Informó que había unas 300 personas en el campo cuando sobrevino el atentado.

También el viernes, un presunto misil estadounidense alcanzó un vehículo que transportaba a supuestos milicanos en la región tribal de Waziristán del Norte. El ataque mató a tres sujetos, dijeron dos funcionarios de inteligencia.

Fue el segundo ataque semejante en menos de un día.

Los ataques son parte de una campaña de Estados Unidos por eliminar a cabecillas de los milicianos que utilizan el territorio paquistaní como refugio para planificar ataques en el vecino Afganistán y en Occidente.

El ataque del viernes se realizó cerca de Mir Ali, uno de los principales poblados en la región, dijeron dos funcionarios de inteligencia a condición de permanecer anónimos, por no tener autorización de hablar con la prensa. Poco después, algunos combatientes del Talibán llegaron al lugar del ataque, en la aldea de Ghundi, y se llevaron los cadáveres a un lugar desconocido

Pedro Jose Madrigal Reyes dijo...

El que aplica sus preceptos como justicia, se expone a que se le dé la misma justicia… quizás es el golpe más grande desde Beirut…, en cuanto al comentario de BOGOTA le recuerdo que en las guerras no tiran precisamente naranjas, la gente muere incluido civiles… pero me gustaría también que precisara el numero de victimas del ejercito, en el que también debe de incluir a los famosos desaparecidos de las calles de la ciudad de Bogotá, y que luego eran presentados como muertos enemigos en combate… (Lo investiga la ONU.) y este organismo no es precisamente de izquierda.