domingo, 24 de enero de 2010

Afganistán: Abaten a siete espías que trabajaban para la CIA


Fuente: AFP

Cinco cadáveres han sido hallados este domingo, al lado de una carretera en la aldea de Kamsarobi, a 30 kilómetros al sur de Miranshah, la principal ciudad de la región Waziristán del Norte (Pakistán). Posteriormente han encontrado dos cadáveres más, uno en las afueras de una aldea al sur de Miranshah, y otro cerca del pueblo Mir Ali-Ambis Todos portaban una nota donde se les acusaba de espías, y una advertencia dirigida a quienes caigan en la tentación de aceptar el dinero que riega Estados Unidos para comprar voluntades.

Los informantes que tiene Estados Unidos en la zona, facilitan datos para que el Pentágono prosiga sus ataques con aviones no tripulados, cuya eficacia mortal es notable con civiles, niños incluidos, sin que por ello la banda terrorista CIA (cerebro de la estrategia) se haga planteamientos éticos. Al Pentágono le da igual; por tanto lo que es malo para la CIA, es bueno para la humanidad.

Por otra parte, un paramilitar (paramilitar, sinónimo de Blackwater, sinónimo de asesino) ha muerto cuando los talibanes lanzaron un misil contra un convoy cerca de la aldea Malik Deenkhel, fronteriza con Afganistán. Si consideramos la ubicación, debe tratarse de un convoy de abastecimiento destinado a las fuerzas de la OTAN. Esos convoyes son objeto de continuos ataques aunque la prensa ”libre” apenas los cite, pues es imperativo no bajar la moral de los soldados “demócratas”.

1 comentario:

Pedro Jose Madrigal Reyes dijo...

La realidad es que nunca hubo un plan para después de la ocupación perpetrada por Bush y compañía – sus secuaces -, y dada la naturaleza de las víctimas mayoritarias – civiles –, que mueren a razón de 9 por cada militar muerto, han hecho que la población tomen partido por el bando que no les mata de manera indiscriminada, aunque sus políticas teocráticas no constituyan una buena alternativa; en el marco en el que se encuentran sí que los es.
Además de que el ideario religioso sigue plenamente funcional con el gobierno impuesto por los ocupantes.