jueves, 21 de enero de 2010

La Audiencia Nacional aconseja a Argentina no aplicar la cadena perpetua que sí se emplea en España


En estos días han sido juzgados un grupo de militantes de los GRAPO y dos comunistas que incluyeron en el saco del “todos terroristas”. Dicen que la Vista cumplía con los requisitos de transparencia y libertad, y así debió ser, pues hasta un guardia civil de uniforme, entró libremente en el calabozo, donde esperaba comparecer ante el juez, Manuel Pérez Martínez Secretario General del ilegal PCE(r), y lo amenazó suponemos de qué. El abogado defensor denunció que era imposible realizar un juicio si el propio tribunal se mostraba incapaz de garantizar la integridad física de los acusados. ¿Alguien cree que llegó a suspenderse, siquiera por unas horas?

Coincidiendo con ese proceso, la Audiencia Nacional autorizó la extradición del ex militar argentino Julio Alberto Poch (residente en España y acusado de pilotar los “vuelos de la muerte” durante la dictadura de Videla) con una condición: que no sea sancionado en su país a cadena perpetua. Esa “humanitaria” recomendación, inclina a pensar que en el salvaje Tercer Mundo, ese tipo de condena es de por vida, pero, al menos en Argentina su Código Penal, si no lo interpreto mal, establece que todo condenado a prisión perpetua que hubiera cumplido 35 años de prisión, puede obtener la libertad mediante una resolución judicial apoyada en informes previos.

En la civilizada Europa, se contempla la cadena perpetua con posibilidad de libertad, pasado un plazo de tiempo (lo llamada “cadena perpetua revisable”). En Italia son 26 años, 20 en Gran Bretaña, y 15 en Alemania o Francia. Esos Estados, al menos reconocen tener tipificada la pena, pero España no. España es diferente, pese a la existencia de la “Doctrina Parot” -creada por obra y gracia de la venganza- que supone una cadena perpetua encubierta (30 años de prisión), a cumplir por los "no arrepentidos" y quienes no se dejan humillar. ¿Para qué, entonces, ese alarde humanitario con Argentina? : Para lucir la pretendida bondad de la justicia española y sus cárceles “cinco estrellas”. Pero la realidad es bien distinta, la bondad brilla por su ausencia, y las prisiones son centros de exterminio planificados.

El auto de extradición recoge que los hechos imputados a Poch son “delitos de detenciones ilegítimas, torturas, lesiones, desapariciones y muertes”, es decir, idénticos a los cometidos por los responsables de los GAL, que nunca se arrepintieron y que, tras pocos años de encierro, fueron puestos en libertad, con argumentos variados que pretendían justificar las excarcelaciones. Esa Audiencia Nacional, que quiere encerrar para siempre a los comunistas, enjuiciados por su condición revolucionaria, impone condiciones a Argentina para que no se aplique una condena que emplea asiduamente en casa; paradojas de un Tribunal que, si no fuera por las consecuencias de sus decisiones, habría que tomárselo a chacota.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Sabrá el TOP, o como lo llamen ahora, quién es GATZA?

casi 30 añitos en prisiones a cientos de kms de casa, en primer grado, en aislamiento 20 horas al día y habiendo denunciado duras torturas cuando fue detenido hayá por el 1980. Es el preso político más antiguo de toda Europa, y según la propia legislación española, debería estar en su casa de Zornotza hace ya cinco años. A sus 51 años lleva más de media vida en prisiones españolas (34 traslados entre 13 prisiones, desde las «cárceles de exterminio» de Carabanchel y Herrera de la Mancha a la política de aislamiento extremo que sigue padeciendo en la cárcel de Jaén, a 730 kms de casa).

Pero parece que no existe. No para el TOP al menos. y si existe seguro que no es ningún preso político, como ningún vasco lo es. Como nadie en esta España Una, Grande y Libre lo es.

Salud!

-Monsieur Verdoux-

Jose Luis Forneo dijo...

Es que España es mucha España, y el Tribunal de Orden Publico, y el caudillo borbonico, y todos los democratas de PACOtilla que heredaron el poder no pueden hacer otra cosa que continuar con una legislacion fascista que convierte al preso, mas al politico, en un objetivo a humillar, a someter, y si es posible hasta que se muera (como dijo el caudillo vasco del PP hace poco)

Anónimo dijo...

Usted señor Álvarez muestra una extrema sensibilidad con los presos revolucionarios, que no mostraría con presos de otra cuerda política.
Lo cierto es que mal que le pese en España no hay cadena perpetua, y que fuese cual fuese la pena a usted le parecería mal porque considera que los miembros de ETA son presos políticos y desaría una amnistía inmediata que dejase a las familias de sus víctimas huerfanas de toda justicia.

Si eso le añadimos que es usted partidario de ciertas "experiencias históricas", llegamos a la conclusión de que debería callarse. Recuerdo haber visto en el documental de Oliver Stone "Looking for Fidel", a un condenado por intento de secuestro de una avión pedir 30 años para sí mismo, ante el estupor del director americano. Eso por no hablar de lo que todos sabemos que ocurrió en 2003.

JM Álvarez dijo...

Señor Anónimo, la pena perpetua, en sentido literal,existe en el paradigma de la libertad: Estados Unidos.Con eso está dicho todo.

En cuanto a España, existen presos que no han matado una mosca en su vida, acusados (sin prueba alguna en infinidad de casos) de colaborar
con terroristas, en base al axioma "todos son terroristas,menos
el Estado"

Para ellos,sólo encuentro la denominación de presos políticos, qué quiere usted que le diga...