lunes, 22 de marzo de 2010

En España, lo que se hace invisible no existe.

Amnistía Internacional (AI) vuelve a cargar contra el Estado español, al que acusa de ocultar la existencia del racismo y los ataques xenófobos. Esas manifestaciones se han instalado en los estructuras del Estado, por eso AI ha denunciado, en otras ocasiones, la cotidianidad de malos tratos, torturas y abusos sexuales en dependencia policiales y Centros de internamiento.

Según AI, España figura entre cuatro países europeos que tapan estos actos. Si no hay datos, se debe a que las autoridades hacen invisible el racismo, pese a que, según algunas organizaciones, se producen hasta cuatro mil casos al año. La discriminación se refleja en el desempleo, la salud y las condiciones de vivienda, unas condiciones que no vivirá el hijo del presidente del Congreso, José Bono que le ha regalado a su vástago, de 20 años, un pisito en Madrid, valorado en un millón de euros.

Ni que decir tiene que para encubrir estas actividades, y las relacionadas con la represión antifascista de la que nosotros no nos olvidamos, cuentan con la ayuda de los medios de información (para eso son suyos), quienes apenas dicen nada ya de la invisible autopsia de Jon Anza. El régimen, trata de desviar la atención ciudadana de la crisis, enviando sus jaurías contra Bolivia, Venezuela y Cuba, y lo hace prestigiando a terroristas. Muy mal tienen que estar las cosas en Madrid.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

El asesino de Carlos Palomino podría salir de la cárcel.

http://www.kaosenlared.net/noticia/alerta-antifascista-quieren-sacar-carcel-asesino-carlos-palomino

Como tantos otros.

El asesino fascista de Aitor Zabaleta goza precisamente este fin de semana de su primer permiso tras ocho años en prisión.

Los asesinos de Angel Berrueta (asesinado por un policía nacional y su hijo por negarse a colocar en su establecimiento un cartel en el que se acusaba a ETA de ser la causante del 11-M), condenados a 20 y 15 años de cárcel (quedando la inductora de los hechos, la mujer del policía, absuelta desde el principio), también disfrutan hace meses de sus permisos, solo seis años después del asesinato.

En fin, pero no es nada nuevo. Es bien conocido el doble juego que utiliza el fascista Estado español con fascistas y antifascistas.

Quitémosle la careta al Estado español de una vez.

Anónimo dijo...

Y los tres asesinos de Lucrecia Pérez Matos en libertad desde ayer. Diez años después del asesinato de la mujer dominicana de 33 años, solo uno de sus cuatro asesinos seguirá en la cárcel: el guardia civil. Pero no creo que por mucho tiempo...