viernes, 5 de marzo de 2010

Una organización “saharaui”, condena a Willy Toledo

De todos es conocido que Willy Toledo, el último anatematizado por el orden burgués, mantiene una actividad militante a favor de que se reconozcan los derechos del pueblo saharaui. Pues bien, una organización llamada Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos, ha condenado las declaraciones que hizo el actor sobre el fallecido preso común cubano, Orlando Zapata.

El presidente de dicha asociación, Ramdan Mesaud, exige a Toledo que deje de hablar en nombre de los saharauis y no manipule “con la excusa de defender los derechos humanos, como hizo en Lanzarote, siguiendo las directrices de dos grandes amigos del castrismo, Argelia y los dirigentes del Polisario" (sic). Esta última frase es esclarecedora y define al personaje. Ramdan combatió contra el Ejército marroquí, pero cambió de bando y se puso al servicio del monarca que masacraba a su gente. En la actualidad es lacayo de Mohammed VI.

La Asociación Saharaui de Derechos Humanos, es una criatura parida por el Reino feudal marroquí que la financia y utiliza como herramienta para calumniar y desprestigiar a los legítimos representantes de los saharauis. Ramdan Mesaud es partidario de una “autonomía” para el Sahara, y considera que su pueblo está bien representado por el Consejo Consultivo Real para Asuntos del Sahara de Marruecos. Este sujeto dice defender los derechos de los saharauis, mientras los traiciona, constantemente, a cambio de una vida regalada.

Desde hace años la población civil saharaui que vive en las zonas ocupadas, sufre una brutal represión de la policía marroquí, pero ni una sola vez la Asociación Saharaui de Derechos Humanos ha denunciado las torturas y violaciones que Marruecos comete ni ha preguntado por el paradero de 600 civiles desaparecidos. Así son los enemigos de la Revolución cubana, traidores a su pueblo, asalariados de monarcas feudales o de la burguesía, oportunistas y sinvergüenzas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

También la propia fundación AISGE, organizadora del acto por el Sahara en el que al insolente Willy Toledo se le ocurrió blasfemar sobre el heroe Zapata, acto que comenzó con una curiosa "condena a la dictadura castrista y a la existencia de presos políticos en cuaquier parte del mundo" (olvidandose, claro, de los presos políticos del Estado español), renegó el otro día públicamente de lo expresado por el actor, dejando claro, por si las moscas, que dichas declaraciones "no pueden entenderse más que a título estrictamente personal y no representan la opinión del colectivo de artistas". En fin, realmente triste. La sombra del imperialismo es más alargada a veces de lo que parece.

Salud

Anónimo dijo...

JM, si ves a Willy, pasale esta carta:

http://www.penultimosdias.com/wp-content/uploads/2010/03/cartawilly.jpg