miércoles, 26 de mayo de 2010

Con permiso de Varela


Con permiso de don José

9 comentarios:

Anónimo dijo...

¿¿¿PERO JM, TODAVÍA NO HA ESCUCHADO EL AUDIO DE LA DETENCIÓN ILEGAL Y SECUESTRO DE YOANI??????? Hombre, se me está quedando atrás...

Anónimo dijo...

Al régimen cubano se le está agotando su papel de víctima y la manida historia de David contra Goliat.

La prensa internacional, incluso aquélla a la que difícilmente (en el mundo real, no en el diario Granma) se le puede acusar de ser de derecha va despertando del espejismo castrista que durante muchos años (bastante más de la cuenta) lo cubrió de un manto de tolerancia o se hizo de la vista gorda ante los desmanes y sinrazones del gobierno cubano.
La prensa ha jugado un papel determinante en la creación del mito Fidel Castro y la revolución cubana. Ya la prensa cubana de la época de la lucha revolucionaria idealizó al bisoño líder y contribuyó resueltamente a frustrar cualquier solución no armada de la dictadura batistiana. Herbert Mathews y el New York Times le dieron dimensión planetaria a la figura de Fidel Castro.
El triunfo revolucionario tuvo amplia repercusión universal especialmente en Latinoamérica y Fidel Castro se erigió en paradigma de la lucha de los desposeídos, y del antiimperialismo y antiamericanismo más visceral de por entonces, en un contexto latinoamericano de frustración, plagado de gobiernos ineficientes cuando no vulgares dictaduras y más tardíamente gobiernos militares.

Para la prensa internacional llamada “progresista”, Castro y su régimen eran el paladín de la” lucha de los pueblos” y vía cierta para el progreso y prosperidad de los países subdesarrollados.
Sólo lo más atrevidos eran capaces de hacer una análisis crítico de la realidad cubana y fueron catalogados de “lacayos, pro imperialistas, oligárquicos”, etc. Fue la “luna de miel de Castro y la prensa internacional.
De poco sirvió la alianza de Castro con el régimen soviético-estalinista. A pesar de conocerse la naturaleza y métodos del régimen soviético, el caso Cuba era diferente, un comunismo tropical a ritmo de son y canciones protesta, y se le disculparon y permitieron innumerables “licencias” en su actuar, especialmente gracias a su sistemático enfrentamiento con el Padre de Todos los Males (el gobierno norteamericano).
Para entonces ya estaba creada toda una red de organizaciones de solidaridad y todo un sistema de manipulación de intelectuales incautos.
Hasta la caída del bloque socialista, el llamado “bloqueo” no jugó un papel fundamental entre el sistema de argumentos en defensa del régimen, desde entonces este es el argumento principal… El pobrecito régimen castrista es el desastre que es por culpa del bloqueo…El bloqueo acabó con el ganadería cubana, la industria azucarera, los mameyes, las guanábanas y los churros.
La represión política desde 1959 no fue tomada en cuenta por la mayoría: los juicios sin las más elementales garantías jurídicas, las nacionalizaciones sin compensaciones justas, la represión y encarcelamiento de opositores con sanciones desmesuradas y toda una política de destrucción de la sociedad civil pasaron como simples “necesidades circunstanciales del régimen” en la vía de construcción de una sociedad justa e igualitaria. Eran “pecadillos” que bien se podían disculpar en aras del luminoso futuro.
Los significativos progresos en los campos de la educación, la sanidad y el deporte fueron estratégicamente planeados. Esas son precisamente las esferas que más preocupan el ciudadano común y los éxitos deportivos pueden pasar al margen de la política. Ellas despertaban admiración.
En verdad esos “logros” siempre fueron acciones políticas dirigidas a llamar la atención y despertar la admiración en el extranjero, no a mejorar las vidas de los cubanos. La dictadura nunca mostró el mismo interés por la construcción de viviendas, la alimentación ciudadana o la red de transporte.
Hoy la medicina cubana- para los cubanos- deja mucho que desear, es un pálido reflejo de lo que fue en la década de los 80. El personal sanitario enviado al extranjero es una fuente de ingreso gubernamental o un ejército al servicio de los aliados políticos. Hoy en Cuba escasean los médicos y personal sanitario y los que están son expoliados.

Anónimo dijo...

No obstante la impronta de esta ayuda en el campo de la salud sobre pueblos, especialmente en los campesinos y las clases más pobres de los países receptores contribuye a reforzar la imagen solidaria del régimen cubano.
La profunda crisis económica que por casi veinte años vive Cuba, la inmutabilidad de un régimen que no se renueva, la permanente ola migratoria (expresión de la insatisfacción de sus ciudadanos), la ausencia de elementales derechos ciudadanos y un discurso político reiterativo y extemporáneo han hecho perder credibilidad y atractivo al régimen cubano. Sus octogenarios dirigentes lejos de construir una sociedad mejor han destruido progresivamente el entramado productivo nacional, lejos del “hombre nuevo” han traído la prostitución ( en una nueva versión) , la doble moral, la apatía y la desidia, han llevado a la sociedad cubana por un camino de pobreza progresiva, penuria y dolor.

El mundo civilizado ya no puede tolerar las violaciones de derechos universalmente reconocidos ( libertad de asociación , expresión ), la represión y encarcelamiento por razones de opinión, un sistema carcelario propio del Gulag y muchos otros problemas, incluido un sistema electoral que es una farsa que pretende dar legitimidad a una dictadura que controlan no más de una veintena de incondicionales con una ética y métodos que poco se diferencia de la mafia siciliana.
Periódicos como El País, de España, organizaciones respetables como Reporteros sin Fronteras y muchos otros en todos los ámbitos, hoy condenan o critican abiertamente al régimen cubano por sus desmanes y se solidarizan con los presos de conciencia y las Damas de Blanco.
Ya el régimen cubano engaña a muy pocos… tal vez sólo a los que quieren dejarse engañar.

Plá dijo...

La mercenaria Yoani ofrece ahora un "audio" fabricado a su medida. ¿Por qué en este momento y no antes? Porque ha perdido credibilidad y para Estados Unidos es urgente que la recobre o que por lo menos no la siga perdiendo. El interminable acervo de información que se ha generado acerca de la identidad de esta mercenaria --ejemplo destacado es la entrevista de Salim Lamrani-- despertó incluso a muchos ingenuos, que dejaron de confiar ciegamente en la palabra de esta mentirosa. Un audio como el que presenta Sánchez puede ser fácilmente fabricado y no es por sí mismo prueba de nada. Repito: ¿por qué ahora y no antes? Porque antes, simplemente, no existía. Saludos a J. M. Álvarez y que por favor no permita que se le cuelen los gusanos, que si uno entra a este blog es con el anhelo de encontrar una lectura distinta del Miami Herald.

JM Álvarez dijo...

Anónimo 09:01

Escuchar, lo hemos escuchado todos

Ver,sólo hemos visto... "NEGRO"

Saludos

JM

Anónimo dijo...

Y dale con el tal PLÁ: pero qué trabajo le da la gente como usted ver la realidad. Cuando no le gusta se tapa los ojitos, o mete la cabeza bajo tierra, como el avestruz, para seguir diciendo que la dictadura cubana es buena. Usted da lástima, amigo. Si quiere seguir con los ojos cubiertos, ese es su problema, pero no quiera que los demás hagamos lo mismo, y mucho menos censurar y borrar mensajes, al más puro estilo de Cubadebate (donde no se debate nada), o del Granma. Si le place leer esas porquerías mentirosas, hágalo, así le va, pero no pretenda que los demás nos creamos sus patrañas y desvaríos totalitarios.
Entre usted aquí cuando quiera, diga lo que piensa, nadie le va a censurar, JM no es hombre de eso, aunque estemos él y yo a años luz (idelógicamente), pero no se comporte como un fascista queriendo acallar a quienes también tenemos todo el derecho de decir lo que pensamos, no estamos en Cuba, no señor.

JM Álvarez dijo...

Plá, no se preocupe.

A los que entran aquí a ofender e insultar de manera barriobajera,les
aplico el "botón rojo".Ese no perdona.

Saludos

JM

Anónimo dijo...

No esperaba menos de usted, JM, pues lo considero un "leal adversario", y merece mis respetos.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Qué bonita escena de amor entre JM Álvarez y su troll anticastrista favorito. Qué entiende Álvarez por "barriobajero", no lo sé. Yo vengo de un barrio muy bajo donde se hablaba muy alto y me parece que los comentarios del troll están plagados de insultos hacia los demás lectores, en suficiente cantidad como para censurarlo sin remordimiento.