viernes, 14 de mayo de 2010

Las cosas del Tena

No abundan, por desgracia, los chistes buenos, pero hay ocasiones en que desde una mente privilegiada, surge la chispa reveladora de que el ingenio del hombre para ese tipo de diversión no tiene fronteras.

"Era el primer día de clase y un nuevo estudiante, extranjero, llamado Ariel Goicoechea, hijo de una profesora argentina y un catedrático también de la misma nacionalidad, ingresa en una Universidad española. La profesora inicia el curso diciendo:

- Bueno, empecemos revisando un poco de historia universal. ¿Quién dijo, “Dadme Libertad o dadme Muerte”?”.

Lo único que la profesora vio, fue un mar de rostros pálidos, excepto el de Goicoechea

-Patrick Henry, en 1775 - afirmó el joven.

! Muy bien! – exclamó feliz la profesora - Y ¿quien dijo: “Un Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparecerá de la tierra”?

De nuevo no hubo respuesta, excepto la de Goicoechea:

- Abraham Lincoln, en 1863.

La profesora se dirige a la clase:

- Deberían avergonzarse. Goicoechea es un estudiante nuevo, extranjero y conoce más de historia que todos Uds. Entonces se escucha un susurro desde el fondo de la sala:

- Malditos argentinos – musita una voz

-¿Quién dijo eso? - pregunta indignada la profesora

Goicoechea levanta su mano y dice:

-El almirante José Toribio Merino, en 1978

En ese punto, un estudiante en el salón exclama:

- ! Voy a vomitar!.

La profesora, indignada dice:

-Muy bien, ahora si me enojé, ¿quién dijo eso?

De nuevo Goicoechea dice:

- Augusto Pinochet a su Ministro del Interior, Sergio Fernández, en 1988.

Ahora un furioso estudiante le grita:

- ¡¿Ah, sí?! Chúpamela!

Goicoechea salta de su silla y con la mano elevada grita a la profesora:

-Bill Clinton a Mónica Lewinsky, 1997.

De pronto, casi histéricamente alguien dice:

-! Maldito!,! si dices algo más te mato!

Goicoechea, frenéticamente grita al máximo que su voz da:

-! El Presidente Carlos Andrés Pérez al Fiscal General de la República Dr. Ramón Escobar Salom, en 1995!

La profesora, en ese punto, cae al piso y muere infartada. Uno de los alumnos llorando grita:

-! Ahora si que la cagamos para siempre....!

Y Goicoechea, impasible dice:

-Felipe González a Alfonso Guerra el 15 de Abril de 1996”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bravo JM, Bravo Carlos Tena.

Adelante compatriotas, abajo el imperialismo asesino.