lunes, 10 de mayo de 2010

Lo de menos es el premio, lo de más es el premiado

Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ex presidente de la Junta de Extremadura, ha sido galardonado con el premio especial del Día Mundial de Internet en reconocimiento a su trayectoria personal por su trabajo en defensa del software libre y los derechos digitales de los ciudadanos. Así reza una noticia de hoy.

Lo de menos es que el premio esté relacionado con Internet o la electricidad, lo interesante es el premiado. Dicen que este señor-, un energúmeno con ínfulas de grandeza- ha luchado siempre por el bienestar de su tierra. ¿Cómo es posible entonces que, después de haber ostentado la Presidencia de la Junta de Extremadura durante 25 años (1982-2007), el índice de pobreza de esa Comunidad fuera, en 2008, cuatro veces mayor que la de su odiado País Vasco?

Ibarra fue un ferviente defensor de quienes parieron los GAL, banda terrorista que cometió 26 asesinatos y algún secuestro equivocado. Varios (no todos) de sus integrantes fueron condenados a largas penas de prisión, aunque hace tiempo que están en libertad. En señal de desagravio por aquello, Ibarra recibió en su despacho de la Junta, al hermano del jefe de los GAL, el General de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo, y a la esposa de Julen Elgorriaga, que fue Delegado del Gobierno en el País Vasco, miembro también de la banda.

Rodríguez Ibarra admiraba a los GAL y odiaba a los independentistas. Por ello cuando fue condecorado-, no se sabe bien por qué méritos- por la ministra Carmen Chacón (la de los brotes verdes que no afloran) afirmó petulante: “Nosotros no dejamos florecer los brotes del nacionalismo”. Habría que inventar un premio al ejemplar vivo más representativo de la España negra y cañí. Seguro que sería el favorito.