martes, 25 de mayo de 2010

Se cumplen 20 años de la muerte en huelga de hambre del comunista José Manuel Sevillano

José Manuel Sevillano, comunista, miembro del PCE-r, fue detenido el 8 de diciembre de 1986 y condenado a 26 años de cárcel por militancia armada, tenencia de una pistola y expropiación de un banco.
Fuente: SRI

Pasó por la tortura y por las cárceles de Granada, Soria y Meco. El 30 de noviembre de 1989 inicia junto a sus 60 camaradas presos la huelga de hambre contra la dispersión de las y los presos políticos que duró 435 días. El 15 de mayo de 1990, tras la tortuosa alimentación forzosa, ingresa gravísimo del Hospital Penitenciario al Gregorio Marañón.

Tras dos infartos, el sionista Enrique Múgica, Ministro de Justicia en aquel entonces, y hoy “Defensor del Pueblo” que niega en 2010 que en España exista la tortura, aún dice que la huelga de hambre es ficticia y que se mantendrá la dispersión, por buena y necesaria.

El día 25 de Mayo de 1990, muere tras 175 días en huelga de hambre. Como posterior y brutal tortura, a su compañera y a su pequeña hija Aida (Libertad) les es prohibido verle por última vez: éste es el tan cacareado humanismo del Estado.

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy parecido el caso al del cubano Zapata, solo lo diferencia el hecho de que este señor tenía una pistola, y zapata no. Ahora me gustaría saber el porqué para usted uno es bueno y el otro no.

Anónimo dijo...

¿¿¿Y por qué este luchador es mejor que Zapata o Fariñas?????

JM Álvarez dijo...

Queridos tertulianos:

1.-Sevillano llevaba una pistola porque el capitalismo lleva otra.

2.-Lamento la muerte de un comunista (por eso la rememoro) no la de un anticomunista.

3.-Es imposible comparar dignidad con el show de Superman Fariñas, que concede entrevistas como si tal cosa.

4.-A Sevillano no le dieron esa oportunidad

Saludos

JM

Anónimo dijo...

Ergo, para usted hay huelguistas buenos, y huelguistas malos, todo depende de que su filiación política sea afín a la suya propia o no.
Ha quedado muy claro.

Anónimo dijo...

Entonces infiero que la policía de los Castro y sus carceleros van desarmados, y se comportan como hermanitas de la caridad. Infiero que para usted la vida de los seres humanos tiene distinto valor, dependiendo de la idelogía que profesen: vale más la de un comunista que la de un anticomunista. E infiero, además, que si un huelguista de hambre da una entrevista, para usted automáticamente pierde todo valor.
Dígame si me he equivocado en algo.

JM Álvarez dijo...

Anónimo 04:54

Así mismo es

JM

Anónimo dijo...

Muy bien su respuesta, JM. Se entiende ahora su atracción por las dictaduras. Es normal, viniendo de alguien que discrimina a las personas según su credo político, y le otorga más o menos valor a la vida de la gente dependiendo de eso. Ha quedado muy claro.

Anónimo dijo...

Luego les llaman FASCISTAS, y se sienten ofendidos.

J.P. Requena dijo...

La diferencia está en que uno es el REPRIMIDO y la otra es el REPRESOR (o defiende a los represores que es estar en el lado opresivo).

Como vemos, la diferencia es sustancial.

Anónimo dijo...

Sí JP, hay clara diferencias: unos someten a once millones de personas, arruinan al país, encierran a quienes se les oponen, destierran a su pueblo, les privan de sus derechos, en fin lo que hace el típico fascista de toda la vida, y los otros se oponen a eso como pueden. Usted, ya sabemos de qué bando está, no se moleste en repetirlo.

Anónimo dijo...

el camarada Sevillano luchaba por un régimen de justicía social en que la mayoría aplasta a la minoría, y no al revés, además al camarada Sevillano no le paga EEUU, y si le torturaron, no como a esos gusanos en huelga que conceden entrevistas desde su casa y finalmente, no era un delincuente común, era un preso político, un revolucionario, como Bobby Sands.

Anónimo dijo...

El camarada Sevillano era un héroe, con los pies en la tierra, y usted es un mequetrefe con muy pocas luces, que se cree todas las tonterías que le cuenta cualquiera. Léase alguna otra cosa además del Granma, entérese de las cosas, y después opine, que su desconocimiento es mayúsculo, por no llamarlo ignorante.

Anónimo dijo...

¿Y este atontao qué coño sabe de torturas, ni de presos políticos?? Qué cómodo es opinar sin saber...

Anónimo dijo...

Al régimen cubano se le está agotando su papel de víctima y la manida historia de David contra Goliat.

La prensa internacional, incluso aquélla a la que difícilmente (en el mundo real, no en el diario Granma) se le puede acusar de ser de derecha va despertando del espejismo castrista que durante muchos años (bastante más de la cuenta) lo cubrió de un manto de tolerancia o se hizo de la vista gorda ante los desmanes y sinrazones del gobierno cubano.
La prensa ha jugado un papel determinante en la creación del mito Fidel Castro y la revolución cubana. Ya la prensa cubana de la época de la lucha revolucionaria idealizó al bisoño líder y contribuyó resueltamente a frustrar cualquier solución no armada de la dictadura batistiana. Herbert Mathews y el New York Times le dieron dimensión planetaria a la figura de Fidel Castro.
El triunfo revolucionario tuvo amplia repercusión universal especialmente en Latinoamérica y Fidel Castro se erigió en paradigma de la lucha de los desposeídos, y del antiimperialismo y antiamericanismo más visceral de por entonces, en un contexto latinoamericano de frustración, plagado de gobiernos ineficientes cuando no vulgares dictaduras y más tardíamente gobiernos militares.

Para la prensa internacional llamada “progresista”, Castro y su régimen eran el paladín de la” lucha de los pueblos” y vía cierta para el progreso y prosperidad de los países subdesarrollados.
Sólo lo más atrevidos eran capaces de hacer una análisis crítico de la realidad cubana y fueron catalogados de “lacayos, pro imperialistas, oligárquicos”, etc. Fue la “luna de miel de Castro y la prensa internacional.
De poco sirvió la alianza de Castro con el régimen soviético-estalinista. A pesar de conocerse la naturaleza y métodos del régimen soviético, el caso Cuba era diferente, un comunismo tropical a ritmo de son y canciones protesta, y se le disculparon y permitieron innumerables “licencias” en su actuar, especialmente gracias a su sistemático enfrentamiento con el Padre de Todos los Males (el gobierno norteamericano).
Para entonces ya estaba creada toda una red de organizaciones de solidaridad y todo un sistema de manipulación de intelectuales incautos.
Hasta la caída del bloque socialista, el llamado “bloqueo” no jugó un papel fundamental entre el sistema de argumentos en defensa del régimen, desde entonces este es el argumento principal… El pobrecito régimen castrista es el desastre que es por culpa del bloqueo…El bloqueo acabó con el ganadería cubana, la industria azucarera, los mameyes, las guanábanas y los churros.
La represión política desde 1959 no fue tomada en cuenta por la mayoría: los juicios sin las más elementales garantías jurídicas, las nacionalizaciones sin compensaciones justas, la represión y encarcelamiento de opositores con sanciones desmesuradas y toda una política de destrucción de la sociedad civil pasaron como simples “necesidades circunstanciales del régimen” en la vía de construcción de una sociedad justa e igualitaria. Eran “pecadillos” que bien se podían disculpar en aras del luminoso futuro.
Los significativos progresos en los campos de la educación, la sanidad y el deporte fueron estratégicamente planeados. Esas son precisamente las esferas que más preocupan el ciudadano común y los éxitos deportivos pueden pasar al margen de la política. Ellas despertaban admiración.
En verdad esos “logros” siempre fueron acciones políticas dirigidas a llamar la atención y despertar la admiración en el extranjero, no a mejorar las vidas de los cubanos. La dictadura nunca mostró el mismo interés por la construcción de viviendas, la alimentación ciudadana o la red de transporte.
Hoy la medicina cubana- para los cubanos- deja mucho que desear, es un pálido reflejo de lo que fue en la década de los 80. El personal sanitario enviado al extranjero es una fuente de ingreso gubernamental o un ejército al servicio de los aliados políticos. Hoy en Cuba escasean los médicos y personal sanitario y los que están son expoliados.

Anónimo dijo...

No obstante la impronta de esta ayuda en el campo de la salud sobre pueblos, especialmente en los campesinos y las clases más pobres de los países receptores contribuye a reforzar la imagen solidaria del régimen cubano.
La profunda crisis económica que por casi veinte años vive Cuba, la inmutabilidad de un régimen que no se renueva, la permanente ola migratoria (expresión de la insatisfacción de sus ciudadanos), la ausencia de elementales derechos ciudadanos y un discurso político reiterativo y extemporáneo han hecho perder credibilidad y atractivo al régimen cubano. Sus octogenarios dirigentes lejos de construir una sociedad mejor han destruido progresivamente el entramado productivo nacional, lejos del “hombre nuevo” han traído la prostitución ( en una nueva versión) , la doble moral, la apatía y la desidia, han llevado a la sociedad cubana por un camino de pobreza progresiva, penuria y dolor.

El mundo civilizado ya no puede tolerar las violaciones de derechos universalmente reconocidos ( libertad de asociación , expresión ), la represión y encarcelamiento por razones de opinión, un sistema carcelario propio del Gulag y muchos otros problemas, incluido un sistema electoral que es una farsa que pretende dar legitimidad a una dictadura que controlan no más de una veintena de incondicionales con una ética y métodos que poco se diferencia de la mafia siciliana.
Periódicos como El País, de España, organizaciones respetables como Reporteros sin Fronteras y muchos otros en todos los ámbitos, hoy condenan o critican abiertamente al régimen cubano por sus desmanes y se solidarizan con los presos de conciencia y las Damas de Blanco.
Ya el régimen cubano engaña a muy pocos… tal vez sólo a los que quieren dejarse engañar.

Plá dijo...

Es un error moral equiparar la muerte de Sevillano con la de un paria triste como lo fue Orlando Zapata. Sevillano fue un valiente que luchó por darle a la humanidad un estado de cosas más justo, en el que las riquezas creadas por el grupo social fuesen equitativamente repartidas. Zapata fue un delincuente ignorante que, de último momento, fue comprado junto con su familia por Estados Unidos, el peor imperio de la historia humana. Sevillano quería la igualdad; Zapata, la desigualdad. Un saludo a J. M. Álvarez y por favor que no permita que se le cuelen los gusanos, que si uno entra a este blog es con el anhelo de encontrar una lectura distinta de "El País".

Anónimo dijo...

Joder, PLÁ, mira que eres cansino con eso de la censura. Que no hombre, que no estamos en Cuba, que si usted dice lo que piensa, yo también, y todos pueden hacerlo, o acaso se cree usted que es mejor o tiene más derechos que los demás? Yo no pido, ni pediré nunca la censura para nadie, ni siquiera para aduladores de dictaduras, como usted, porque soy un demócrata convencido, y todas las personas tienen exactamente los mismos derechos, piensen como piensen. Decir lo contrario es simplemente FASCISMO, no caiga usted en eso, por favor.

Anónimo dijo...

Es un error moral muy grave apoyar a una dictadura, sea de derechas o de izquierdas, mientras usted, Plá, no se percate de eso, seguirá blasfemando y adoptando una actitud muy cercana al fascismo, por mucho que le pese.

rogerius dijo...

A todos esos Anónimos que escriben contra Cuba; sepan que los cubanos viven sitiados y se defienden tras la única defensa que vale la pena, el socialismo. Siempre hay, en las ciudades sitiadas por el enemigo, traidores y descontentos.

No olviden —yo sé que no lo hacen— que a Cuba se le ha declarado la guerra por no someterse a la opresión capitalista y lucha de continuo contra la agresión yanqui de un brutal bloqueo.

Quieren ustedes culpar a los revolucionarios, a los buenos, de la mala voluntad y la violencia del enemigo. Ustedes SON el enemigo.

Ustedes mienten, ignoran la verdad y quieren disfrazarla. Abandonen ese discurso trenzado con falacias. No hay más fascismo que el fascismo capitalista.

Cuba tiene su Constitución. Tachar a Cuba de ser una dictadura es otra mentira capitalista.

El pueblo cubano, es libre y tiene más dignidad y más alegría que cualquiera de ustedes.

Viva Cuba. Viva la Revolución Socialista Cubana. Viva Fidel.

Anónimo dijo...

Mire usted, señor Rogerius, los verdaderos enemigos de Cuba y de los cubanos, son los que siguen apoyando la dictadura que ha llevado a la ruina y a la falta de libertades al país durante 50 años. Cuba tiene una Constitución, es verdad, y cuando se le presentaron 10.000 firmas pidiendo cambios al parlamento, siguiendo a pie juntillas dicha Constitución, el gobierno simplemente la cambió, para consagrar su poder por los siglos de los siglos. No me venga a decir usted nada de Cuba, que la conozco mejor que usted. Si un gobierno que lleva 50 años en el poder, y cuando el dios supremo se enferma hereda el trono su hermano, y que no ha hecho jamás elecciones realmente libres y democráticas, no se llama dictadura, que baje dios y lo vea. Que el bloqueo norteamericanos ha hecho mucho daño, es cierto, lleva razón, pero el mayor bloqueo es el del gobierno a su propio pueblo, y eso, si es usted cubano y vive en Cuba, cosa de la que estoy seguro, usted lo sabe. Otra cosa es que no pueda decirlo, o que no se lo permitan, usted sabrá. Pero no nos quiera tomar por idiotas, por favor.
¡¡¡Libertad para Cuba y su pueblo YA!!!!

Anónimo dijo...

Los revolucionarios, señor Rogerius, no son malos, nunca he dicho eso. Los malos son aquellos individuos que se valen de ellos para erigirse en dioses, y dictar las leyes del país a su antojo. Los malos son los que se creen "los elegidos", los "salvadores de la Humanidad", y en aras de su egolatría enfermiza sacrifican a su propio pueblo, y lo convierten en sus esclavos. Esos individuos necesitan siempre de un enemigo exterior, para justificar su ignorancia y su ineficacia, en este caso es el bloqueo, que no justifico para nada, pero que no es la causa de los males cubanos. Cuba puede comerciar con quien quiera, excepto con un país, uno solo, y sin embargo sus niveles en todos los sentidos han bajado a los de hace décadas. Por ejemplo, la zafra azucarera de este año ha sido incluso más pequeña que la de 1905!!! Eso no es culpa del bloqueo, sino de la ineficiencia del sistema. Solo un botón de muestra, como es posible que si tan bueno es el sistema cubano, más del 20% de la población se haya marchado del país, y buena parte de la juventud esté deseosa de hacerlo??? Cuando un pueblo emigra, no es culpa de nadie más que del gobierno de su país. Otra cosa es que no se quiera ver la realidad cubana, o no se pueda, porque se sea parte del sistema, o se viva de él. Usted conocerá su motivo para taparse los ojos.

J.P. Requena dijo...

Siguiendo con mi anterior mensaje, vosotros, gusanos que vivis del estiércol capitalista, con dinero del narco y las guerras, vosotros sois los represores, vosotros sois Super-Fariñas. Sois "madames" que vendeis a vuestros familiares por el asqueroso dinero salido de la represión y el saqueo de los pueblos.

Antes de que me digáis fascista (que poco sabeis del fascismo genocida) os diré que EL ÚNICO FASCISMO ES EL CAPITALISMO NEOLIBERAL.

Anónimo dijo...

No, querido JP, el único FASCISMO es el que priva de derechos a su pueblo, el que obliga a emigrar a la gente, el que encierra a las personas por pensar, el que empobrece y arruina al país, el que prohíbe hasta conectarse a internet, el que lleva 50 años secuestrando a Cuba, eso es FASCISMO. Usted tiene una gran empanada mental, eso es algo sabido, y tal vez por eso no se percate de la realidad, y se haya inventado su mundo rosa, donde usted es la putilla preferida de un dictadorzuelo barbudo caribeño, y vive feliz y encantada mientra él explota y oprime a 11 millones de personas. FASCISTA, y mil veces FASCISTA.

Anónimo dijo...

JP, usted es idiota o se lo hace??? ¿¿Usted me está acusando a mí, que trabajo de sola sol por mil euros al mes, de narcotraficante, y de mercenario???? Váyase a la mierda, fascista de porquería.

Anónimo dijo...

Típico comentario agusanado: "la putilla preferida de un dictadorzuelo barbudo caribeño". A falta de razones, buenos son los insultos.