jueves, 27 de mayo de 2010

A todo cerdo le llega su San Martín

El Ministerio de Cultura va a recortar el máximo de ayudas a las que optan las películas españolas que irán en función de la taquilla. El tope máximo de ayudas bajará, por aquel concepto, de 800.000 a 400.000 euros, lo que afectará a películas "súper taquilleras", según reconoce el director general del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales. Este cambio ha sido obligado por la Unión Europea (Alemania) dueña y señora de la soberanía del Estado español (¿que dirán ahora los patriotas de bata de cola?) y se implementarán en pocas semanas.

Pues mira por donde, nos han hecho hasta un favor. Las películas españolas están todas cortadas (con honrosas excepciones) por el mismo patrón, a saber: desnudos, expresiones soeces, drogas, policías a imagen y semejanza de Estados Unidos y argumentos intrascendentes, cuando no de mal gusto. El arco del cine español va desde la provocativa estupidez postmoderna de burgueses como Almodóvar a la barbarie, dizque cómica, tipo "Torrente". ¡Hala! A apretarse el cinturón que a todo cerdo le llega su San Martín.

Es imposible olvidar que este cine burgués jamás ha tratado con honestidad la cuestión de la Guerra Civil española, limitándose a realizar películas del estilo de “La vaquilla” o “Libertarias”, obras ridículas, sólo válidas para dar imagen “progre”.Incluso “Las trece rosas” fue tratada con frivolidad, presentando las cárceles franquistas de 1939 (que debieron ser horribles) como una especie de patio de recreo donde se bailaba y disfrutaba de lo lindo. La verdadera película sobre la Guerra Civil está por hacer, porque es un tema prohibido. Ahora, con estos recortes Pedro Almodóvar quizás se pase al porno que procura dinero con mínima inversión.

Subvenciones sí, pero destinadas al cine popular, y no a la bazofia burguesa alienante.

No hay comentarios: