martes, 29 de junio de 2010

Cumbre del G-20: Alfombra roja para los ladrones

El G-20 “debatió” a petición de algunos países europeos, que el sector bancario debería pagar parte del coste que los Gobiernos realizan para rescatarlos. Escribo en condicional (debería), porque los europeos no imponían tasa alguna para ese fin, sólo la recomendaban, pues daban plena libertad para establecerla o no. Por el contrario, no hubo libertad de decidir, sino imposición, cuando fueron rebajados los salarios y los derechos de la clase obrera.

Finalmente, los reunidos en Toronto rechazaron introducir la tasa. De ese modo, reconocen implícitamente que las oligarquías financieras han hecho lo que les ha dado la gana y aceptan que sigan haciéndolo. No podía ser de otra manera: los gobernantes de los regímenes capitalistas han sido, son y serán siempre gestores de los intereses de ladrones y asesinos de cuello blanco. En el horizonte se vislumbran probables motines.

No hay comentarios: