sábado, 31 de julio de 2010

Eco-catástrofe española: A perro flaco...

En su día, el plan de ajuste del Gobierno español fue bien recibido por el FMI, pero ahora de nuevo los tiburones del FMI le jalan las orejas a Madrid diciendo que para creerse los pronósticos que aventura el régimen de los Borbones, España debe darle un mordisco definitivo a las pensiones públicas y generar, de una vez por todas, la mano de obra esclava en sentido literal.

España sigue aumentando el déficit, lo poco que queda de burbuja inmobiliaria se desinfla a pasos agigantados, casi nadie compra o vende casas que se derriten al sol del verano, el paro ha vuelto a subir hasta el 20,09%... Nadie cree en la recuperación española. Todo el mundo conoce ya los truquitos de la Banca hispana, así que pueden realizar los tests de esfuerzos que quieran, nadie se fiará de los resultados positivos.

Pero lo peor está por llegar. Cientos de miles de contratos temporales serán cancelados cuando pase el verano, o sea nuevos parados a unirse a los que ya lo están, a consecuencia del recorte en la inversión para obras públicas. Los Ayuntamientos están en número rojos, los bancos siguen sin conceder préstamos, y a finales de año tienen que devolver cerca de noventa mi millones de euros que deben a sus acreedores extranjeros, el consumo es cero, a no ser que denominemos consumo con mayúsculas, tomarse para cenar una cerveza y un papelón de pescaíto frito.

Lo decimos por enésima vez: España no tiene salida capitalista para revertir la situación. Es urgente la expropiación de la banca privada y derivar sus activos a una banca pública que conceda préstamos a pequeñas y medianas empresas. Para empeorar las cosas, el Gobierno de Estados Unidos anunció que su crecimiento económico ha vuelto a pararse en el segundo trimestre del año. A perro flaco todo se le vuelven pulgas.