sábado, 27 de noviembre de 2010

Antes sí, ahora no ¿en qué quedamos?

La Audiencia Nacional continúa haciendo el ridículo a nivel internacional.¿Por qué no la cierran ahora que hay recortes por la crisis?

EP.- La Sala de la Audiencia Nacional ha archivado la causa abierta contra el etarra Arturo Cubillas Fontán por el asesinato de José Ángel Facal cometido en 1985 porque pese a existir "indicios racionales de criminalidad", los hechos que se le imputan han prescrito.

En un auto notificado este viernes, la Sala coincide con el juez Pablo Ruz y el fiscal Carlos Bautista, que rechazaron acordar la busca y captura internacional así como solicitar a Venezuela la extradición de Cubillas al considerar prescrito el asesinato perpetrado por ETA el 26 de febrero de 2985 en Pasajes (Guipúzcoa).

La Sala, formada por los magistrados Fernando García Nicolás (presidente), Julio de Diego López y Enrique López, remarca que existen indicios "suficientes" como para pedir la apertura de juicio oral contra el miembro de la banda terrorista. Entre ellos, destaca las declaraciones de José Ángel Aguirre y Ramón Zapirain, quienes integraron junto con Cubillas e Idoia López de Riaño el 'comando Oker' al que se atribuye el asesinato de Facal.(¿sufrirían torturas?, pregunto yo)

Pese a los indicios de criminalidad, la Sala precisa que no procede la apertura de juicio oral al "estar los hechos prescritos" dado que ha transcurrido "con exceso" el plazo máximo de 20 años desde que se dictó el auto de procesamiento el 12 de noviembre de 1985 en esta causa. Añade que desde entonces no se ha producido ninguna resolución judicial que interrumpa la prescripción.

Según el auto, la situación de rebeldía de Cubillas se decretó en 1986 y seis años después el fiscal solicitó a Interpol que se dejaran sin efecto las órdenes de busca y captura e ingreso en prisión dictadas contra el procesado al "no existir elementos probatorios suficientes". En abril de 1992 se acordó el archivo provisional de la causa contra Cubillas.

"El episodio revela la inequívoca voluntad del entonces representante del Ministerio Público de no dirigir ni reabrir el procedimiento, sino, incluso, retirar las órdenes de detención vigente y que posibilitarían, de ejecutarse, una reapertura de la causa frente al procesado", indica el auto, que agrega que el "interés" por parte del Estado de "no renunciar al castigo y perseguir el delito decayó" cuando, desde julio de 1986, la única actuación ha sido la de solicitar sin efecto la orden internacional contra Cubillas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sabían desde el principio que no tenían nada que hacer. Pero el daño ya está hecho. La imagen del gobierno de Venezuela ha vuelto a sufrir las consecuencias de la intoxicación mediatico-judicial española. La duda de si el gobierno de Chávez da cobijo al terrorismo internacional (siempre según los términos empleados por el imperialismo burgués) vuelve a quedar en el aire para la llamada opinión pública, pese a que nunca se haya demostrado nada. Nuevamente Venezuela se ve salpicada por las sucias artimañas del imperio en sus diversas expresiones. No había nada detrás de lo de Cubillas; nunca lo hubo. Pero repito: el daño ya está hecho. Ese era el objetivo. Ese fue siempre el objetivo. Situar una vez más a Venezuela en el punto de mira.

Salud