lunes, 8 de noviembre de 2010

Colombia oferta por asesinar a sus enemigos y después no paga traidores

¿Recuerdan al guerrillero renegado Pedro Pablo Montoya que para cobrar la recompensa de un millón y medio de dólares que ofrecía el Gobierno colombiano por asesinar a dirigentes de las FARC, mató a su comandante Iván Ríos mientras dormía y le cortó una mano que entregó como prueba de su “heroica” acción?

Pues bien, un juez colombiano lo ha condenado ahora a 31 años de prisión por secuestro y rebelión. El renegado, actualmente preso en una cárcel de Bogotá, también deberá pagar 170.000 dólares por perjuicios ocasionados al terrateniente José Daniel Serna Suaza. Aquí se ha hecho realidad aquello de que Roma no paga traidores.

En la foto, el criminal Montoya. Que "disfrute" de la cárcel y que lo que han hecho con él, sirva como ejemplo de lo que les espera a todos los traidores.

No hay comentarios: