miércoles, 17 de noviembre de 2010

Donde no existe honestidad informativa, sólo cabe degradación moral

Nahaia Aguado es una presa política vasca detenida en 2009 por pertenecer al colectivo juvenil independentista revolucionario Segi, y encerrada en la prisión de Brieva (Ávila) tras ser torturada. Hace unos días escribió una carta a su madre, que fue filtrada a varios medios españoles. Vean la interpetración que hizo la agencia Europa Press de la misiva: “Nahaia Aguado, en la cárcel desde que fue arrestada (...) por su pertenencia a Segi, ha escrito una carta en prisión en la que no muestra signos de arrepentimiento sino que advierte de que cada herida, golpe y gota de sangre, no quedarán en vano” (sic).

Gracias al colectivo boltxe kolektiboa he logrado carta, la cual reproduzco abajo. Juzguen ustedes mismos (sobretodo aquellos que nos visitan desde fuera de esta España siniestra) la degradación moral y falta de rigor de los medios parapoliciales del Estado español ¿Dónde están las advertencias y amenazas a las que alude Europa Press y otros como El Correo y ABC? Sólo en mentes indignas, cómplices del indigno régimen juancarlista, como antes lo fueron con el franquista.

A mi madre, a todas las madres

Siento por un momento que la sangre corre por mis pies, paralizando mi cuerpo.

Que mi corazón galopa como si quisiera salir y no acompañarme en este viaje en el que mis piernas flaqueen.

Es el miedo, ante lo que está por venir… Esos días en los que te cambian la vida.

La incomunicación, la tortura, que solo tú tienes que hacer frente.

Rodeada de rostros ocultos, los que no reflejan nada. Los segundos sonminutos y los minutos son horas en esas tinieblas.

Seres que no sienten, solo actúan… Perros de única dueña, la impunidad.

Ahora, transcurridos los meses, si no fuera por las noches en vela empapadas de sudor y amargura, parece que todo fue una pesadilla.

Ahora, sentada sobre la cama de la celda, realmente no sé que es más doloroso, si los golpes o el grito de una compañera. Sólo aquellas paredes fueron testigo de tanto sufrimiento.

Sin duda lo superaremos… Porque ni el tormento, ni el destierro, ni los muros de cemento conseguirán acallarnos.

Porque al igual que sentimos miedo, sentimos amor… La base de nuestra entrega.

No es en vano cada herida, golpe y gota de sangre que forman nuestra historia. Son ahora semillas en esta tierra sembrada de valor.

Y sus frutos nacerán en un futuro, tejido con el esfuerzo de todas nosotras y construido con la ternura de nuestras manos.

Desde la cárcel de Brieva, noviembre de 2010.

Nahaia Aguado Marin

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Exactamente JM, sentimientos de honestidad y nobleza, un corazón puro y desinteresado entregado por la causa como los que desbordan en el corazón de esta gran mujer Nahaia solo la engrandecen En aquellos que la calumnian solo pueda haber podredumbre en su corazón, Escribientes del un sistema que compra y degrada todo señal de dignidad de su patética exsistencia.

Sebastian dijo...

Pues como siempre, la propaganda.

En la misiva se explica un dolor indescriptible. Producido por torturas, incomunicacion y presion psicologica.

El objetivo es torcer la atencion del lector, para que no pueda sentir el verdadero mensaje de esta carta.

Como digo siempre, se creen que somos tontos y peleles que nos pueden manejar las mentes y los sentimientos, como a la "masa borreguil" de este pais. Quieren un pueblo "idiotizado", al que manejen con argucias tan cutres y de mal gusto como esta.

Esto no puede quedar impune. Al menos para la historia, creo que algun dia saldran a la luz las tecnicas para presionar y exprimir al pueblo que practican todos estos cinicos a los que se les llena la boca de democracia. Y aunque sea tarde para pedirles responsabilidades, que al menos la historia los deje en el lugar que se merecen, el de la verguenza.