martes, 9 de noviembre de 2010

Es muy probable que Venezuela no construya más barcos en España

La política servil, subrogada a Estados Unidos, respecto a Venezuela, país al que se ha ofendido reiteradamente, no presagiaba nada bueno. El mandatario de ese país, su embajador en España, o el canciller Nicolás Maduro han sido objeto de insultos y faltas de respeto. No es de recibo que tanto la derecha (PSOE) como la extrema derecha (PP) e incluso partidos nacionalistas, hayan llamado dictador, caudillo o gorila rojo, entre otras lindezas, a un presidente mil veces más democrático que Zapatero, por no hablar del monarca bebedor que impuso Franco. Ahora la clase obrera paga las consecuencias de una política timorata. Lo curioso es que hasta los empresarios salen perjudicados. España de pandereta...

Vean la información aquí

3 comentarios:

Sebastian dijo...

Por idiotas.

Ya era hora de enseñarles que tanta mentira y demagogia no les iba a salir gratis.
A ver lo que hacen a partir de ahora los de arriba, que a estos cuando les tocan el bolsillo, se transforman.

Rafael Ángel dijo...

Ya te lo dije una vez, JM, y tú insistías en que los intereses económicos españoles controlarían los excesos verbales de nuestra clase política. En un caso como éste, lamento tener razón.

JM Álvarez dijo...

Así es Rafael. Esa es la lógica de cualquier país capìtalista pero parece ser que en España la cosa funciona al revés.Por eso añado que los empresarios no deben estar de buen humor, y por eso añado también lo de "pandereta"

JM