viernes, 26 de noviembre de 2010

¿Pero no decían que la banca española era la más segura de Europa?

Siguen las especulaciones; sigue la caída de la Bolsa; sigue depreciándose la deuda; siguen los medios parapoliciales del régimen distrayendo al personal con las elecciones en Cataluña, o lo mala que es esa Corea del Norte que no se anda con chiquitas (Love Stalin, pese a sus errores)... Para colmo, resulta que a la banca hispana, cuyos "mecanismos de seguridad" eran un modelo a seguir por Europa, van y le exigen claridad en las cuentas.

El subgobernador del Banco de España ha anunciado que solicitarán al sector bancario "un esfuerzo adicional de transparencia con ocasión de la publicación de las cuentas anuales y en los avances trimestrales que se ofrecen a los analistas". Aquí huele, no a gato encerrado, sino a gato podrido. La banca española tiene que afrontar el pago en dos años de 196.000 millones de euros, de una deuda total estimada en 548.000 millones. Hagan caso al ex futbolista francés Enric Cantoná y saquen sus ahorros a toda velocidad.

No hay comentarios: