sábado, 27 de noviembre de 2010

Pobre Dimitri, cada día se parece más a Boris

Dimitri Medvedev, que a veces piensa, ha reconocido, en una reunión con el alto mando militar ruso, que Moscú está perdiendo aliados de la época soviética. Perdiendo no. Se los está tragando la OTAN, es decir, Estados Unidos, en su estrategia de cerco, acoso y derribo contra Rusia que fue causa de la guerra de Georgia que esperamos no fuera en balde, en aras de lograr un mundo multipolar.

No obstante, Dimitri (fervoroso creyente de la, hasta para los niños, risible “teoría iraní”) en la reunión de la OTAN, propuso que Rusia destruiría cualquier misil disparado en dirección a Europa que sobrevolara territorio ruso (¿qué pensaría China? como para no perder aliados...), a cambio de que Europa destruyera todo misil que sobrevolara su espacio en dirección a Rusia. Lógicamente la OTAN rechazó su oferta. ¿Cómo iba a aceptar Estados Unidos destruir los misiles que tiene apuntando a Moscú?

Pobre Dimitri Medvedev, cada día que pasa se parece más al desaparecido Boris Yeltsin. De seguir con esa deriva, pronto lo veremos emborrachándose.

1 comentario:

Sebastian dijo...

A este y a los suyos les habran prometido mucha pasta y un retiro dorado.

Si no, no se explica.

Solo por dignidad, ningun mandatario de Rusia tendria que aceptar eso.