lunes, 8 de noviembre de 2010

Una anécdota que mañana puede ser realidad

El BBVA ha organizado por tercera vez la denominada “Carrera Solidaria”.El dinero de la inscripción es destinado a proyectos de la agencia de la ONU para los refugiados. ¡Qué buenos son! Primero roban o invierten en armas de guerra, y luego reparten lismonas entre sus víctimas.

En fin. Ante la cantidad de personas que hicieron cola para inscribirse, se corrió el rumor de que la entidad bancaria tenía problemas de liquidez y de que la gente corría (nunca mejor dicho) a sacar sus ahorros de las sucursales en toda España. Consecuencia: Las acciones del BBVA cayeron en Bolsa y los inversores pensaron que ya había llegado el corralito.

Como puede comprobarse, el personal anda con la mosca detrás de la oreja. Por suerte para los ahorradores, todo quedó en una anécdota que, sin embargo, mañana puede hacerse realidad.

1 comentario:

Jose Manuel dijo...

Los que tienen que estar que trinan son los empleados que trabajan en caja en este banco, habida cuenta de que ahora los cajeros automáticos harán muchas más funciones que antes. Y el otro dia vi una escena dramática en la oficina principal, donde las colas para los tres cajeros automáticos eran monumentales, mientras que las dos personas que atendian en caja (antes habia tres) tenian una cara que era un poema, con los brazos cruzados y posiblemente pensando en la cola del paro. Vaya "carrera solidaria" les espera a muchos.