lunes, 13 de diciembre de 2010

¿Alguien nos preguntó sobre las medidas unilaterales tomadas por el régimen de Madrid?

Extracto tomado de diariodesevilla.es

Castro invita a discrepar

Los cubanos expresan estos días sus críticas y preocupaciones sobre el funcionamiento del país en miles de asambleas previas al sexto congreso del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC), convocado para el próximo abril. El congreso, órgano supremo de dirección del Partido, será el primero en 13 años y su único tema será la economía, mientras el Gobierno de Raúl Castro busca "actualizar" el modelo socialista de la isla con recortes en los subsidios, la eliminación de más de 500.000 empleos excedentes y el fomento de la iniciativa privada, permitiendo la apertura de pequeños negocios.

Ante dichos cambios y otros que se avizoran en la convención comunista del próximo año, Castro invitó a la población a expresar sus opiniones. "No tengan pena ni ninguna preocupación de hacer, producir o manifestar las discrepancias que consideren oportunas", dijo el presidente cubano cuando se inició, este mes, un proceso de debate popular en los centros de trabajo y los barrios que se prolongará hasta finales de febrero.

Periodistas extranjeros tuvieron acceso a algunas de estas asambleas, algo poco común en eventos organizados por el Partido. En una celebrada en una fábrica de tabacos en el barrio de El Vedado en La Habana, siete representantes de la dirección del PCC y la Central de Trabajadores de Cuba escucharon durante más de dos horas las opiniones de un centenar de empleados.

La discusión se centró en el Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social, un documento de 32 páginas en circulación desde el mes pasado en el que aparecen 291 propuestas a analizar en el congreso. Los capítulos fueron sometidos uno a uno a votación y muchos pasaron sin ningún comentario, como, por ejemplo, los relativos a la política macroeconómica o el comercio exterior.

Post Scriptum: Paradójicamente llaman "democracia" a España y "dictadura" a Cuba. Ya quisiéramos aquí que, en lugar de decretazos, cuartelazos y los que están por venir, nos hubieran invitado a discrepar preguntándonos qué pensábamos en asambleas de barrios y centros de trabajo. Quizás ahora estaríamos hablando de otra cosa. Esa es la diferencia que existe entre una democracia que trata de mejorar acercándose al pueblo y una democracia de mentira que sólo se acerca a millonarios y banqueros.

No hay comentarios: