sábado, 25 de diciembre de 2010

¿De qué se queja Medvedev?

"La cooperación militar entre Georgia y Ucrania responde a los intereses de nuestros países. Ucrania exporta armamento de forma legítima y Georgia lo seguirá comprando pese a las protestas de Moscú", ha declarado el viceprimer ministro georgiano, Gueorgui Baramidze.

Tanto la Ucrania actual (hasta hace poco rusófila, tras la debacle naranja), como Bielorrusia, han sufrido desplantes y gestos prepotentes de Medvedev, realizados para agradar a la Casa Blanca. Ahora, esos dos países creen que con aliados así, no se necesitan enemigos; por tanto, y de no cambiar las cosas, han decidido ir por libre. Una lástima para quienes aspiramos, en principio, a un mundo multipolar porque beneficia la lucha antifascista.

Moscú protesta pero, ¿es Georgia peor que la OTAN? ¿Quizás no es un Estado vasallo de Washington? ¿De qué se queja Medvedev “el desestalinizador”? ¿No proclama que la OTAN y Moscú son amigos, cuando hasta un ciego ve el cerco que esa organización criminal está reintentando tejer en torno a Rusia? ¿Para qué sirvió la victoria contra el fascismo georgiano? Putin, el mal menor, no está pero se le espera en Osetia y Abjasia.