martes, 14 de diciembre de 2010

Para Iñaki Gabilondo desinformar es un privilegio

El periodista Iñaki Gabilondo ha recibido el premio a la Libertad de Expresión (burguesa) 2011, que concede la Fundación 1º de Mayo del sindicato (es un decir) Comisiones Obreras. Durante la ceremonia reconoció sentirse amargado por la decisión del grupo Prisa de desvincularse de CNN+ lo cual podría implicar que termine su actividad como periodista

En el transcurso de su intervención, Gabilondo atacó las "realidades financieras" que están "imponiendo doctrinas" y "doblegando la voluntad popular" y criticó las medidas contra la crisis que Europa está llevando a cabo y que, probablemente, guarden relación con su actual situación personal. Esos malditos recortes... ¡Qué malos son cuando le tocan a uno!

“Ya no tengo ninguna duda de que finaliza mi tiempo como conductor de grandes programas”, dijo el periodista, a quien no le va a faltar el trabajo gracias a su cargo como consejero de la cadena de emisoras de radio SER, que lo mantendrá “ocupado” (es otro decir), y terminó afirmando que se siente un privilegiado por haber podido dedicarse al oficio periodístico.

Gabilondo es un privilegiado por vivir en una dictadura, como él mismo calificó al vigente sistema- aunque no se exilió al decirlo porque come gracias a ella- y por dedicarse a un oficio donde todos los periodistas, sean de "derechas" o de "izquierdas", se dan codazos para hacer la obligada genuflexión ante la monarquía impuesta por Franco.

Una última cuestión: ¿Desinformar, conspirar, enajenar y ser fiel al régimen juancarlista es una profesión? Yo entiendo que no, pero es obvio que sí es una forma de vida.

Gabilondo, a la izquierda de la foto, compartiendo amigablemente con el ilegítimo Lehendakari “vasco”, Patxi López y Felipe González de los GAL. Eran mejores tiempos...