miércoles, 15 de diciembre de 2010

Y en Cádiz, otra vez en Cádiz, se pidió revolución...

Según Europa Press, 2.000 personas acudieron a la concentración convocada ayer por la Plataforma Social Bahía de Cádiz Contra la Crisis, que se desarrolló bajo el eslogan”Ante la crisis, expropiación de la banca, ya”'. Pocos medios nacionales se han hecho eco de la noticia (obviamente no es la prensa del proletariado) excepto la citada agencia y los periódicos de la ciudad. Desde los pueblos de la sierra llegaron diez autobuses y, además de los organizadores, estuvieron presentes los ex trabajadores de Delphi y el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). Una comunión fraternal entre obreros, campesinos, comunistas y anarquistas.

La concentración, rodeada de policías, se realizó en la conocida Plaza del Palillero y devino en una manifestación espontánea no autorizada, desbordando así la legalidad burguesa. Durante el recorrido, hubo gritos contra el capitalismo y sus siervos que, como todo el mundo sabe, no asesinan ni torturan. No se produjeron incidentes aunque pudieron ocurrir cuando la manifestación llegó a la Diputación Provincial, que estaba protegida por un contingente policial, dispuestos siempre a defender el orden burgués. Y aunque a algunos el cuerpo les pidiera más, se les hizo comprender que la oligarquía, por ahora, es más fuerte. En consecuencia son tiempos de acumular fuerzas para revertir esa situación y generar nuevas acciones.

Cádiz en situacion prerrevolucionaria”, titulaba la revista “Sábado Gráfico”, en la década de los años 70 del siglo pasado, cuando los obreros de astilleros levantaban barricadas un día sí y el otro también. Obviamente lo acontecido ayer no alcanzó esos niveles de lucha, pero es un punto de partida importantísimo. La exigencia de expropiación de la banca es una reclamación revolucionaria que fue enarbolada por 2.000 personas creo que por primera vez en todo el Estado español desde hace años. Sólo con eso, Cádiz se acercó a la situación descrita hace años por Sábado Gráfico. De nuevo, y en esa ciudad, se volvió a hacer revolución, lo único que puede parar a la burguesía. Los reformistas que se queden en casa.

No hay comentarios: