martes, 15 de febrero de 2011

Dos marines estadounidenses abatidos por las FARC en Colombia

El ejército colombiano ha encontrado los cadáveres de dos marines estadounidenses, después de que las FARC activaran una bomba cerca del río Putumayo, que dejó cuatro militares heridos y tres desaparecidos.


Por cierto, en el Cauca, relativamente cerca de esa zona, hablando en términos militares, las FARC eliminaron recientemente a 19 paramilitares pertenecientes a una banda de narcotraficantes ¿Esa es la guerrilla que los medios occidentales presentaban en situación de desbandada? Es obvio que la guerrilla, tras los golpes recibidos, ha cambiado a la táctica de la movilidad: golpear aquí o allá, desaparecer y reparecer en otro lugar.

Según ANNCOL, las FARC han desarrollado fuerzas especiales que emprenden "operaciones quirúrgicas de gran importancia estratégica" Y tanto: hasta dos "invulnerables" marines han sido enviados al infierno. Por cierto ¿y qué harían por la zona? ¿Fabricar cocaína?

Provoca risa que el Comando de la Armada haya tenido la desfachatez de denunciar que las muertes de sus dos gorilas "representa una grave violación a los principios del Derecho Internacional Humanitario, los derechos humanos y la Convención de Ottawa" por el uso de minas antipersonales prohibidas.¿Y qué hay de sus bombas de racimo y de uranio empobrecido? ¿Respetan los derechos humanos?

En la imagen, varios superhéroes de las películas americanas ¿Cuántos de esos criminales habrán pasado ya a mejor vida, por suerte para la humanidad?

4 comentarios:

R.A.F.A.E.L. dijo...

Saludos, JM. Puesto que tu entrada versa sobre el conflicto colombiano, aprovecho para pedirte cortésmente que te hagas eco del llamado que hago en la última entrada que acabo de publicar.

Muchas gracias de antemano.

JM Álvarez dijo...

RAFA, publicada tu petición en la anetrada:

Noticias de la contrarrevolución preventiva a nivel internacional

JM Álvarez dijo...

Obviamente quise escribir entrada y no "anetrada". Cosas de dedos y teclado...

Anónimo dijo...

Las FARC no dejarán de existir mientras haya en Colombia, miseria y la abismal diferencia entre ricos y pobres.