domingo, 13 de febrero de 2011

El intento de controlar Egipto puede favorecer a otros países

Según las autoridades italianas, unos cuatro mil tunececinos han desembarcado en los últimos días en Lampedusa (Sicilia). Una oleada de personas de todas las edades, jóvenes, adultos mujeres y niños parecen estar huyendo del país. 

Los que ya han llegado alertan que hay muchos barcos en ruta hacia Italia y que la nueva, y confusa administración nombrada en Túnez tras la huída del dictador pro-occidental Ben Alí, está intentando controlar los puertos del sur del país.

Esto provoca ciertos interrogantes ¿Cómo explicar el hecho de hacer una revolución para después huir del país? Pueden ser seguidores de Ben Alí, pero la presencia de muchos jóvenes, no da buenas pistas en ese sentido. Quizás en Túnez se esté incubando un sentimiento antioccidental aprovechando que EEUU está dedicando todos sus esfuerzos a controlar Egipto, pues su debilidad no le permite estar en varios frentes a la vez. Eso sería una buena noticia para los que aspiran a romper, definitivamente, las cadenas impuestas por Occidente.

¿Y en esa Argelia que provee una tercera parte del gas que consume Europa? Allí la situacion es muy compleja y contradictoria para los imperialistas. Si cae Bouteflika, el ilegal Frente Islámico de Salvación puede tomar el poder, como estuvo a punto de hacer por medios democráticos en 1991, algo que sólo evitó un golpe estado militar ¿Jalearán los medios occidentales las manifestaciones de Argelia con el mismo entusiasmo que han hecho en Egipto? Lo dudo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Álvarez, te propongo que difundas y te hagas eco en tu blog de la última entrada publicada en tenacarlos.wordpress.com.

Saludos.

Anónimo dijo...

Propongo dar un vistazo a este video muy ilustrativo del impetu y arrojo de las masas cabreadas en Ejipto donde las fuerzas policiales son arrolladas pese a su dureza


http://www.youtube.com/watch?v=p2ezZeLtGyM&feature=player_embedded

Maju dijo...

"¿Cómo explicar el hecho de hacer una revolución para después huir del país?"

Es muy sencillo: quieren trabajo. En Tunicia hay como 40% de paro. El principal motor tanto de las revoluciones como de la emigración es el desastre económico: a pesar de los bajísimos costes de la mano de obra, estos estados no atraen apenas inversión capitalista. Esto es por problemas serios de fondo del Imperio Capitalista en general, que se ha estancado desde hace décadas y no da más de sí.

A pesar de que ahora la "solución" a corto plazo sea el maquillaje democrático (o lo que sea), el problema de fondo es gravísimo y extendido a lo largo y ancho del planeta. Estamos inmersos en una crisis marxiana de sobreproducción y ni con autoritarismo ni con liberalismo ni con socialdemocracia residual el Sistema es capaz de ofrecer soluciones a las masas.

Y una élite que no es capaz de garantizar unos mínimos a la población está condenada a ser depuesta. Ahora bien, llevará años porque la conciencia de clase es aún muy baja. Y sin conciencia ni organización pues no hay revolución de clase, sólo revueltas espontáneas que no pueden ser canalizadas en una alternativa eficaz y estable.

Una vez que esta alternativa se genere, quizá en Europa (que es donde más conciencia de clase hay en las regiones desarrolladas del planeta), entonces se extenderá rápidamente puesto que el Capital no es capaz ya de ofrecer nada: se ha convertido en la proverbial puerta podrida que sólo espera una patada para ser derribada.

"¿Jalearán los medios occidentales las manifestaciones de Argelia con el mismo entusiasmo que han hecho en Egipto? Lo dudo".

Los medios occidentales NO han jaleado la revolución egipcia, ni la tunecina... simplemente no pueden ignorarla y, excepto aquellos con más cara que espalda, no pueden mostrar su apoyo real por los dictadores. Lo que sí han hecho en el caso tunecino es ocultar el papel de las organizaciones de clase (mucho más importantes que en Egipto y mucho más importantes en la revolución inacabada). Y lo que si han hecho ha sido sobredimensionar las opiniones Gatopardianas de Obama o el estado nazi de Israel, exagerar la "amenaza" islamista, etc. Pero no.

Si no hubiera internet posiblemente la revolución egipcia se hubiese ahogado a sangre y fuego. Cierto que eso no impidió en el pasado a otras revoluciones triunfar eventualmente, pero les hubiese dado más tiempo para reprimir y ocultar, hubiese sido más largo y doloroso. Hoy día esta ocultación de la realidad es muchísimo más difícil.

Lo que pasa en Argelia es que las protestas aún no han alcanzado las dimensiones de Tunicia o Egipto, además el estado las tolera más o menos, de forma que minimiza el daño. Lo mismo ocurre en Yemen, Jordania...

Lo que a mí me sorprende es que no haya reventado aún Marruecos, que es como el Egipto de Mubarak, igualito pero con corona. Argelia puede evolucionar hacia un estadio revolucionario pero Marruecos puede estallar en cualquier momento sin aviso previo. Y cuando estalle va a ser de hordago.

JM Álvarez dijo...

Maju:

Los medios españoles han enviado un número nunca visto de corresponsales que han jaleado los sucesos de ese Egipto que hasta ahora NO era una dictadura.Bastaba con encender la telebasura

Saludos

Maju dijo...

Yo vivo en Euskal Herria pero sobre todo NO veo la tele (excepto algún documental, quizá Euronews o Hamaika Telebista o un partido de pelota...)

Las noticias las cojo de la Internet, a menudo en inglés (en este caso he seguido mucho Al Jazeera). Ni se me ocurre ver medios españoles, si voy a ver algo en castellano busco alguna cadena cubana o venezolana que se emita por internet.

Estoy seguro de que los medios españoles no han informado de Tunicia o Egipto antes de que la cosa se hubiera salido de madre. Lo mismo que la BBC, que no empezó a informar (excepto de lo que decía Obama) hasta que se vio que se quedaban atrás, que la Al Jazeera les comía el pastel y que tenían que informar o quedar en evidencia como medios de desinformación. Y las TVs españolas irían, supongo, a la zaga de la BBC - por delante nunca.

Para que voy a ver la telebasura española si ya veo la inglesa! Además a mí Rajoy y Rubalcaba me dan ganas de matar - o sea: no puedo, me pongo enfermo si veo la cara de Rajoy o de Zaptero o el Whiskidoble medio minuto. TV española sin opiáceos muy mal... yuyu!