viernes, 25 de febrero de 2011

Entre contradicciones y sinvergüenzas

El titular no guarda relación alguna con los trabajadores que se manifestaron ayer cortando la Gran Vía de Madrid, sino con la línea política de unos sindicatos que está basada en la traición constante de los intereses de los trabajadores, muchos de los cuales militan en aquellos. 

Unas quinientas personas se concentraron en señal de protesta por los despidos anunciados por el Grupo (de mentiras reunidas), PRISA que afectarán a 2.500 obreros. Durante la misma, los manifestantes cortaron la Gran Vía madrileña donde están las oficinas de la empresa. Eso está bien.  Demuestra una vez más, que no es necesaria una gran multitud para realizar acciones significativas.

Y ahora vamos con la contradicción. Los dirigentes de los sindicatos UGT y CCOO habían convocado dicha protesta en rechazo a la reestructuración de la plantilla anunciada por la dirección, gracias, entre otras cosas, a los acuerdos que esos mismos sindicatos firmaron recientemente con la Patronal para “salvar” España, es decir, a los empresarios.¿Se puede tener mayor descaro?