domingo, 27 de febrero de 2011

Giro semántico en Túnez

Las fuerzas represoras, ahora son fuerzas antidisturbios  

Estaba madrugaba reportaba EFE:

“La capital tunecina volvió a vivir ayer por la tarde un estado de caos tal que dejó vacío el centro de la ciudad. Lo hizo después de que un grupo de medio millar de jóvenes trataran de asaltar por segunda vez en veinticuatro horas el Ministerio del Interior (…). Lo hicieron para reclamar la marcha del Gobierno provisional. Pero fueron rápidamente reprimidos por grupos de agentes antidisturbios que les lanzaron gases lacrimógenos, convirtiendo la protesta en una batalla campal que acabó con la vida de tres personas (nota mía: ¿los gases matan o son  las balas?); otras 85 resultaron heridas. La circulación quedó interrumpida y los comercios cerraron sus puertas en un radio de dos kilómetros. Lo mismo había ocurrido el día anterior. En esa jornada, las fuerzas del orden ya habían provocado supuestamente la muerte de un joven de 22 años por herida de bala, además de varios heridos”

Antes eran fuerzas represoras a las órdenes de Ben Alí, ahora esos mismos criminales que asesinaron decenas de tunecinos son "agentes antidisturbios" y "fuerzas de orden"(¿verdad que esos términos nos recuerdan a España?) antes afirmaban rotundamente, ahora matizan con un “supuestamente”.

En Egipto, Mubarak descansa tranquilamente en Sharm el Sheij, incluso nos cuentan que está enfermo, “en estado crítico”, a ver si nos olvidamos cuanto antes de él. Por su parte, Ben Alí está en Arabia Saudita. Ni los medios de alienación masiva, ni el consejo de Seguridad de la ONU controlado por los imperialistas, han exigido que sean juzgados, siquiera por las Hermanitas de la Caridad.

Pero el genio está fuera de la botella. Veremos a ver quien lo controla.