miércoles, 16 de febrero de 2011

Respuesta al cuestionario remitido por kimetz kolektiboa

Os remito mi respuesta, que se corresponden, casi en su totalidad, con la línea política del Colectivo Cádiz Rebelde (www.cadizrebelde.org) Además de por correo, también las hago públicas en esta entrada.Entiendo que pueden aclarar determinadas dudas en los lectores asiduos de este blog. 


¿Bajo qué criterios ves posible la unidad de acción de los comunistas?

Sobre la comprensión histórica de que la revolución es mundial y cada país se configura como un frente de una misma revolución, también sobre el papel que juegan los países periféricos para abrir la veda contra el imperialismo en un contexto donde es difícil profundizar en el socialismo, mientras no se debilite el centro mismo del Sistema. En ese sentido,  serán decisivas las tareas de los movimientos revolucionarios comunistas en los países centrales imperialistas que debilitarán al imperialismo en sus propias entrañas. Todo este planteamiento de principio estratégico, debe acompañarse de una gran flexibilidad política a la hora de acumular fuerzas para la revolución dentro de la lucha de masas que la crisis ofrece.

¿Quién es quién en esta crisis?

La razón de fondo de la crisis es la decreciente tasa de ganancias, algo que no es nada nuevo, pero que en tiempos pasados, los capitalistas lograron exportar, a través de la deuda externa, a la periferia del Sistema. Ahora ha estallado en el centro del mismo. El capital financiero no produce nada; sin embargo nada se produce sin él. Los pueblos necesitan un sistema donde haya una planificación consciente de los recursos existentes y no de los "inventados" por burbujas capitalistas. Por supuesto deben tomar un Estado que ahora los gobiernos de turno, incluidos los "socialdemócratas”, ponen al servicio de la oligarquía bancaria en una expropiación social en toda regla.

¿Cuál es el futuro después de esta crisis?

Socialismo o barbarie.

¿En qué posición están las organizaciones revolucionarias en el Estado?

Faltan claridad teórica y comprensión histórica; debilidad orgánica, en parte, debido a una gran represión como consecuencia del estado de contrarrevolución preventiva reinante, pero también poseen un prestigio ganado con la sangre y el encarcelamiento de gente muy consciente.

Hablemos de los sindicatos. ¿Son responsables de la actual situación?

Colaboradores necesarios. Son propiedad política del enemigo de clase.

¿Qué opinas del proceso de paz que se está produciendo en Euskal Herria?

Está habiendo dejación de principios revolucionarios. No se ha sabido superar de manera revolucionaria errores ciertos y graves en la utilización de la lucha armada de los años 80, y, ahora, el reformismo y el oportunismo toman excesivo protagonismo. Pero la crisis no juega a favor de estos últimos precisamente.

Qué repercusiones tendrá este proceso en todo el Estado? ¿Cuál es el nuevo marco político que se abre?

Desorientación política en el bloque dominante. Pero no afectará mucho a las tareas revolucionarias pendientes que siguen siendo las de sumar, acumular fuerzas, superando nuestras divergencias; por tanto es necesario abandonar posiciones sectarias derivadas de confusos planteamientos teóricos.

Hablemos de Europa. ¿Hacia dónde se dirige la Unión Europea?

A forjar un imperialismo en torno al núcleo germano-francés con fuertes contradicciones internas y en competencia y lucha con otros imperialismos, principalmente el de Estados Unidos (EEUU), en decadencia.

¿Qué opinas de la hegemonía estadounidense?

En pleno declive. Ya no tiene fuerza para dominar como antes, pero sí la tiene para que otro no ocupe su plaza, por ahora. Se ha comprobado que EEUU ha originado guerras incluso en contra de la voluntad de sus "aliados", pues perjudicaban los intereses de éstos. Se avecina una etapa de inestabilidad, donde no habrá hegemonías dominantes durante grandes espacios de tiempo. EEUU está condenado a ser relegado a potencia regional, a no ser que provoque una guerra nuclear contra "aliados" o no; sin embargo veo poco probable que quieran suicidarse. Durante ese tiempo la labor de acumular fuerzas resultará más fácil. Las desavenencias inter-imperialistas (recogidas por Fidel Castro en algunas de sus reflexiones) facilitarán la labor del fortalecimiento del movimiento revolucionario. Como veis somos optimistas y acérrimos enemigos del derrotismo que provoca el consabido "esto es lo que hay” o bien, “es que la gente no se mueve", propio de un sector de la izquierda que justifica así su “teorizar mucho y practicar poco”.

¿Qué opinas de Cuba?

Sin duda, un frente de lucha contra el imperialismo de referencia; una experiencia de la que aprender de sus logros y límites, un liderazgo que va más allá de la isla. Me preocupan más lo que piensan los revolucionarios cubanos sobre nuestro retraso en cumplir nuestras labores revolucionarias en Occidente, que los errores que ellos puedan cometer. En todo caso, sólo criticaré al socialismo cubano, cuando mi crítica comunista dé más miedo a la burguesía que el “comunismo existente” mismo. Hay mucho que hacer en el centro del Sistema ante los ojos de los revolucionarios cubanos, para que nos pongamos a criticar todos los días lo que allí hagan mal. No seamos soberbios exigiendo a otros lo que aquí, por diversas circunstancias nosotros, de momento, aún no hemos logrado, aunque estamos en ello.


No hay comentarios: