sábado, 12 de febrero de 2011

Robo por hallazgo, un delito de moda

Con la violencia siempre encuentras violencia, dicen los eruditos de la burguesía; sin embargo silencian quién inició la agresión. Se descubrirían así mismos. 

Tomado de blogs.lainformacion.com

La historia de Sasha Hall parece sacada de una película de Ken Loach basada en un relato de Kafka. El pasado martes un supermercado de su barrio, en Essex (Reino Unido) tiró en la calle comida por valor de 3.600 euros, incluyendo cientos de kilos de patatas fritas, bollos y congelados. Los vecinos empezaron a arramplar con las bolsas, incluyendo Sasha, una joven de 21 años que, casualmente, trabaja de cajera en otro supermercado de la ciudad. La policía fue a buscarla a casa y la arrestó como sospechosa de “robo por hallazgo”.

Post Scriptum: Podríamos argumentar entonces que los bancos han cometido un delito similar, llevándose de la basura llamada capitalismo, un fajo de miles millones de dólares o euros extraídos de bolsillos ajenos (robo por partida doble) que les ha compensado, de momento, las pérdidas causadas por sus desmanes.

La violencia de quien se rebela contra la esclavitud es legítima. Conformarse con rebuscar en la basura, sólo conduce a la pérdida de la dignidad y a la degradación.