viernes, 18 de febrero de 2011

Sabemos que la salud es un negocio para el capitalismo, pero ¿dónde está el límite? Si Hipócrates levantara la cabeza... 

El premio Nobel de Medicina de 1993 Richard Roberts, en una entrevista publicada en el diario La Vanguardia, ha denunciado que las farmacéuticas se dedican a desarrollar medicinas que no curan del todo, sino que cronifican la enfermedad, o sea que el fármaco que cura del todo no es rentable. 


3 comentarios:

R.A.F.A.E.L. dijo...

¿De qué me sonará a mí todo esto?

Saludos, JM.

C. Marat dijo...

No hay límite. Así es el capitalismo.

Cuando haya socialismo mundial seguramente se encontrará la cura para todas las enfermedades, con los recursos al servicio del hombre y con oportunidades de estudio para todos. ¡Quién sabe cuántos genios de la medicina se perdieron en el hambre de África (por ejemplo)!

clochard dijo...

Si, la de mentiras que nos cuentan con este tema, quiza te interese una entrada que publique´ hace poco en mi blog sobre las vacunas.

Un saludo.