viernes, 25 de febrero de 2011

Sesión especial del Consejo de DDHH en Ginebra

Veo, a través de Telesur, el inicio de la sesión del Consejo de Derechos Humanos la actuación del representante de Honduras. Lo he visto y oído en directo y no salgo de mi asombro. 

El representante de la dictadura de Porfirio Lobo ha hablado de atender las legitimas aspiraciones del pueblo libio, y que las fuerzas controladas por el gobierno deben cesar la violencia brutal contra los ciudadanos.

Según el Frente Nacional de Resistencia Popular de Honduras los resposanbles de cientos de muertos y heridos durante el golpe militar auspiciado por Estados Unidos, no sólo no han sido enjuiciado sino que ocupan cargos de nivel.

Desde que Lobo inició su mandato ilegítimo, no han cesado las denuncias de organizaciones de DDHH sobre persecuciones y asesinatos y hoy, con todo el descaro del mundo, su representante en el Consejo exige que cesen unas acciones que acontecen todos los días en Honduras.

Más honrados han sido los representantes de Pakistán o Nigeria que pese a acusar a Libia, han criticado la condena selectiva de violaciones de DDHH dependiendo del autor, mientras que el representante de Nigeria afirmó que muchos africanos se han sentido agredidos por los medios occidentales de información.

El representante español, de risa ¿Cómo se atreve a hablar de torturas cuando en su país su práctica es sistemática, según varios Relatores de la ONU?

¿Cuándo  habrá una sesión especial del Consejo para condenar la muerte de un millón de iraquies provocadas por EEUU y sus secuaces?


No hay comentarios: