lunes, 21 de febrero de 2011

Sobre malabarismos dialécticos de algunos supuestos revolucionarios



Los comunistas no se cuidan de disimular sus opiniones y sus proyectos. Proclaman abiertamente que sus propósitos no pueden ser alcanzados sino por el derrumbamiento violento de todo el orden social tradicional. ¡Que las clases dominantes tiemblen ante la idea de una revolución comunista! (Cita del Manifiesto Comunista)  
 
Koba del Colectivo Odio de Clase
 
El los últimos tiempos nos llama la atención los discursos y el lenguaje empleado por algunos dirigentes supuestamente de la izquierda radical y revolucionaria. Recurren a toda suerte de malabarismos dialécticos para sortear la represión o a pragmatismos para justificar los golpes de timón. Discursos tales como "La izquierda abertzale no nació para resistir, nació para ganar" justifican el paso de la Resistencia al Reformismo.

Parece que con el fin de sortear la represión está permitido todo y hay declaraciones que una vez dichas producen ataduras que no tienen marcha atrás.Todas las declaraciones que están realizando algunos contra determinadas formas de lucha del pueblo crean un precedente que va a ser imposible que puedan desdecirse en el futuro. Justifican dichas declaraciones amparados en que es imprescindible en el presente sortear la represión. A veces da la impresión de que son capaces de humillarse ante el enemigo pidiendo clemencia, como si hubieran perdido la dignidad y coherencia.

Hay líneas rojas que nunca se deben pasar y que una vez que se pasan ya no tienen retorno. Que la situación actual sea muy dura y difícil no justifica que se llegue a los extremos que se esta llegando con determinadas declaraciones.

Es posible y hasta probable, que la correlación de fuerzas y el acoso de la represión requieran cambios tácticos y adecuaciones al momento actual pero dichos cambios no tienen porque pasar necesariamente ni por el liquidacionismo ni el reformismo. Para algunos parece ser que los únicos cambios posibles tienen que ir en esa línea y nosotros nos negamos a admitir esto. También pueden ser posibles cambios que continúen la lucha y el camino revolucionario.

Aparte todos estos malabarismos dialécticos y discursos ambiguos están produciendo gran confusión en las bases del movimiento que representan.  Hay muchas experiencias en la historia de la lucha de los pueblos de movimientos revolucionarios que empezaron con este tipo de discursos y acabaron totalmente integrados en el sistema que combatían.



2 comentarios:

Odio de Clase dijo...

Muchas gracias camarada por publicar el artículo.

Un muy fuerte abrazo rojo.

R.A.F.A.E.L. dijo...

Pues tienen razón los de Odio de Clase. La Historia es maestra de la vida. Así que hay que evitar graves equívocos y nuevos tropiezos con la misma piedra.