lunes, 21 de febrero de 2011

Sobre manifestaciones árabes, Trinidad Jiménez y plumíferos españoles

Poco a poco nos vamos enterando sobre lo que realmente ocurre en Libia. En Marruecos el “Príncipe de los Creyentes” montó su show particular, mientras que Trinidad Jiménez volvió a mostrar su cinismo e ignorancia y los plumíferos españoles siguen haciendo de la mentira su herramienta preferida. Y es que el amo ordena... 

Empecemos por Libia. Para empezar no es objeto de esta entrada la conducta excéntrica de Muamar Gadafi. Ayer, Seif el Islam Gadafi, hijo del dirigente libio culpó en la televisión pública libia, a factores externos de los disturbios que suceden en su país y afirmó que lucharán hasta el fin. Realmente no se entendería bien lo que sucede allí sin la presencia de esos factores. Libia no es Egipto ni Argelia pues la población disfruta de uno de los mayores niveles económicos de África y en todos los Estado árabes, la religión es un vínculo cultural y político.

Alguien está intentando romper ese país, incluso a costa de una guerra civil. El estrambótico Muamar Gadafi firmó la pipa de la paz con Occidente en 1986 y permitió el regreso de las compañías petroleras norteamericanas. Sabido es que si al imperialismo le das la mano, te tomará el brazo. Si el líder libio quiere encontrar esos factores externos debería ir, si puede, a esas empresas. Seguro que encontraría a más de un empleado dedicado a otro tipo de trabajo diferente del administrativo.

Sobre estos hechos, Trinidad Jiménez, que dirige las relaciones exteriores de la España cañí, dice condenar el uso de la violencia contra manifestantes pacíficos.¿Son manifestantes pacíficos los milicianos armados que han atacado comisarías y edificios gubernamentales, matando y mutilando, tanto soldados como civiles, en Al Bayda? ¿Sufre Jiménez de un progresivo deterioro cínico-mental que le impulsa a creer las mentiras de los plumíferos españoles que regaron por ahí que Gadafi había huido a Venezuela para empañar, de paso, la imagen pública del pais sudamericano? ¿Y de dónde sacaron el embuste? De un secretario adjunto de la Embajada Libia en Pekín, que también anunció que el hijo de Gadafi no iba a salir en televisión porque había tenido una disputa a tiros con su hermano.

Mientras tanto, algunos miles de personas marcharon en la capital de Marruecos en una manifestación (organizada por Mohamed VI porque nadie cuestionó su figura) demandando, en tono festivo, mayor democratización al estilo occidental, o sea que los saharahuis sigan reprimidos y que los robos sean amparados mediante leyes como por ejemplo ocurre en España.

Hablando de robos, informan desde Túnez que Ben Alí y su familia controlaban el 30 por ciento de la riqueza del pais. Hay que reconocer que en España lo hacen mejor: se la reparten entre más gente. Pregunten a Botín, Ybarra, el Borbón y algún que otro oligarca. Ventajas de ser “demócratas”...

En la imagen, el hijo de Gadafi durante su comparecencia en la televisión libia. 

Actualización: En las manifestaciones marroquíes, silenciadas hasta hoy por los medios españoles, de Marrakech, Tánger, Tetuán, Larache y Chaouen (no organizadas por el criminal Mohamed VI) ha habido 5 muertos y decenas de heridos.

1 comentario:

R.A.F.A.E.L. dijo...

Veo que a ti y a mí, JM, la casta política y sus altoparlantes mediáticos no pueden dárnosla con queso.

Como viejo lector tuyo que soy, te agradezco esta entrada.

Un abrazo.