domingo, 27 de febrero de 2011

"Sortu, tenemos un problema"

Condenaron, condenamos casi todos y el Estado español no condenó a ninguno... de los suyos. 

Sobre la condena de todas las acciones armadas de ETA y el diseño insaciable del revisionismo histórico español

Salvador López Arnal

Rebelión

Cuando los pseudoargumentos para impedir la legalización de Sortu parecían agotarse, nuevos abonos tóxicos alimentan el frente mediático y político neofranquista (y el de sistemas afines). Uno de los últimos planes diseñados: no basta con que la izquierda abertzale se comprometa a criticar improbables futuras acciones armadas de ETA, no basta con que critique sus últimas acciones, se trata de que critique y denuncie TODAS sus acciones armadas.

“Todas”, tarskianamente, es todas. Incluidas, por ejemplo, las muertes del almirante franquista Carrero Blanco o de aquel salvaje torturador fascista, colaborador de la GESTAPO durante la segunda guerra mundial, llamado Melitón Manzanas González .

Mi abuelo materno fue asesinado en el Camp de la Bota de Barcelona en mayo de 1939, a los 52 años de edad, tras un juicio no sólo ilegítimo sino ilegal. Su crimen: haber sido militante de la CNT. El PP y algún que otro partido nunca han condenado los crímenes, las “acciones armadas”, del Estado fascista español. Treinta y tres mil tan sólo en el País Valencia. Pido, sin esperar respuesta, que condenen explícitamente el asesinato al que he hecho referencia. Si no, en buena lógica, debería aplicarse a su organización la nefasta Ley de Partidos Políticos que ellos mismos impulsaron. No en solitario.

Ni que decir tiene que, sin duda, la comparación no se mantiene en pie. No lo he pretendido. Los asesinatos de miles y miles de luchadores antifascistas republicanos fueron crímenes de Estado; las muerte de Manzanas y Carrero Blanco fueron acciones armadas, ampliamente apoyadas por la ciudadanía democrática, de la resistencia democrática antifascista, equiparables desde luego a las que realizaron los partisanos italianos o los resistentes franceses.

En Italia y en Francia se le consideran héroes, libertadores; aquí, en el país de Aznar, Arias Navarro y Pita da Veiga criminales, bestias inmundas.

Mirar todo ello desde esta perspectiva es alimentar el fuego del triunfante revisionismo histórico español(ista) que intenta, con indudable éxito, lo que parecía imposible: la cuadratura del círculo. Que los crímenes fascistas no sean crímenes fruto de la infamia, la impiedad y de juicios sumarísimos e ilegales, y que las arriesgadas acciones de resistencia ante la bota y las instituciones del fascismo nacional-católico no sean actos de liberación democrática ciudadana.

¡Basta de cuentos de horror!

PS: Presiento que Sortu tiene un gran problema, o quizás ninguno (preferiría equivocarme en esto último). Qui lo sá, que dicen en Italia.





1 comentario:

Anónimo dijo...

Sortu no va a condenar nunca la historia de Euskadi Ta Askatasuna, en primer lugar porque, tal y como dice el propio Rufi Etxeberria en la reciente entrevista publicada por la web de la izquierda abertzale (hay que comprender que no se habla exactamente igual en una entrevista destinada a un determinado sector, los lectores de El País por ejemplo, que en otra con otros destinatarios potenciales, la base social de la izquierda abertzale en este caso), la nueva estrategia es fruto de las condiciones creadas gracias a todos estos años de lucha, frutos que hay que saber recoger bien para afrontar definitivamente la fase de solución en una situación en que al Estado se le haga más dificil golpear a la izquierda abertzale para obstaculizar el proceso. ¿Pudiera darse el caso en que la izquierda abertzale llegara a hacer algo así, aunque solo fuera "por imperativo legal"? Me parece complicado. Yo entiendo que en estos momentos pueda haber mucha confusión con respecto a los pasos que está dando la izquierda abertzale, especialmente visto desde fuera. Pero, desde aquí, y al menos de momento, no solo veo improbable tal condena o "rechazo" (todavía nadie ha "condenado" nada en la izquierda abertzale ni en Sortu) a toda la trayectoria anterior de la propia izquierda abertzale, sino que incluso diría que, cuando se alcance un escenario más democrático, se hará algún acto político de homenaje importante a todos los gudaris de ayer y hoy, convocado por la izquierda abertzale. Algo un poco del estilo de éste, por ejemplo:

http://www.youtube.com/watch?v=6HXTi91TTnU&playnext=1&list=PL70F94FFEC3F4368F

Pero con los propios gudaris, (presos y exhiliados incluidos) presentes, espero. Otra cosa será el perdón que haya que pedir a las víctimas por los dos partes como algo natural tras la superación del duro conflicto. Por nuestra parte no creo que tengamos muchos inconvenientes en ello. Esperemos que por la otra parte tampoco. Este Pueblo no olvida, y hay demasiadas cosas que revisar de la actuación del Estado español en los últimos 50 años y antes.

Y tampoco creo que con Sortu la izquierda abertzale vaya a dejar de convocar y celebrar cada 27 de septiembre el Gudari Eguna en honor a todos los gudaris caídos...

http://www.youtube.com/watch?v=KjbRNnADtEs

De momento es pronto para todo esto. Ya veremos cómo avanza. A nadie de la izquierda abertzale le gusta oir y decir ciertas cosas, pero todo puede cambiar y deberá cambiar más adelante. Eso esperamos todos por aquí.

Salud