jueves, 10 de febrero de 2011

¿Y por qué en particular contra la violencia de ETA?

Sortu, en el capítulo preliminar de sus estatutos, inscritos ayer en el registro del Ministerio del Interior del régimen neofranquista de Madrid, exige a sus candidatos el rechazo de cualquier clase de violencia. Perfecto; sin embargo detecto la inexistencia de la equidad. 

Y es que, al parecer, ese capitulo manifiesta la "definitiva y total desaparición de cualquier clase de violencia, en particular, la de la organización ETA" y rechaza, hasta cuatro veces, el terrorismo de la organización armada vasca.

De ser literalmente así (sólo pregunto, eh...) ¿por qué rechazan en particular la violencia de ETA cuatro veces? ¿Cuántas veces tendrían que hacer lo propio con la violencia desatada durante más de un siglo por el Estado español en el País Vasco? ¿Ese punto aparece por algún lado? Requiero información.

No se puede negar la lucha armada como factor legítimo, cuando existe un sentimiento mayoritario de rechazo frente a una ocupación indeseable, colonial. Y eso no lo digo yo, lo dijo la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948, algo que tomaron al pie de la letra, afganos; palestinos; coreanos; cubanos; vietnamitas o nicaragüenses, por citar algunos ejemplos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Amigo Álvarez, eres un genio, has desenmascarado a Sortu, ellos que lo tenían tan callado, eso de no de condenar la violencia institucional. Entonces tú has descubierto solito que de ahora en adelante la IA va apoyar la violencia del Estado. Estas de coña o qué? De verdad ves intencionalidad negativa?, Yo si la veo pero es positiva. Y porque eres tan retorcido y pides información sobre una obviedad y haces de esta toda una teoría de la claudicación. No te engrandece nada que pongas en duda la larga trayectorias de condenas a la violencia del Estado y tú lo sabes perfectamente. Porque no te creo ignorante. Y como sabrás, lo obvio es aquello que todo el mundo abertzale sabe, y hablo de la integridad de la IA, de su trayectoria. Y el que quiera entender entiende y sabe que la IA lleva décadas caminando en busca de un final con libertad y en ese viaje su equipaje ha estado siempre lleno de entrega, sinceridad, dignidad y claridad y no ha cambiado con Sortu porque son los mismos caminantes solo ha cambiado el vehículo, las herramientas pera el viaje, pero el equipaje es exactamente el mismo.
Poner esto en duda es para pensar muy mal de tus intenciones

Anónimo dijo...

De acuerdo con su último párrafo, JM. Y es exactamente lo que siempre ha mantenido la izquierda abertzale hasta este cambio de estrategia. Por otra parte, entiendo que chirría mucho el detalle al que hace referencia. Es obvio y lo saben los mismos redactores de los estatutos. Pero hay que comprender que esos estatutos están hechos expresamente para ser legales según lo establecido por el Estado español (se esté de acuerdo o no), que de ninguna manera se iba a conformar con un rechazo a la violencia así "en genérico", sino como mínimo con la mención expresa a ETA así "en particular". Es claro que los estatutos han sido redactados en estos términos "por imperativo legal" y no "por principios" ni nada que se le parezca. Simplemente se cumple el trámite para no dejar resquicios a posibles ilegalizaciones (que aún así se pueden dar). Y se hace así porque en su día se decidió por amplia mayoría de las bases que la izquierda abertzale debía dotarse de una marca legal propia para seguir avanzando en sus objetivos políticos. La idea básicamente sería (repito, se esté o no de acuerdo) que el precio a pagar por cumplir la ley de partidos, que se sigue denunciando como profundamente antidemocrática, es mínimo comparado con el precio que pagaría el Pueblo Trabajador Vasco de no contar con una izquierda abertzale en las mejores condiciones. Puede ser discutible, simplemente le ofrezco algunas explicaciones. Tenga claro que ni Sortu ni la izquierda abertzale rechazarán nunca la violencia de ETA en particular. Otra cosa es lo que haya que decir en unos estatutos determinados si se pretende sacar al movimiento abertzale de una clandestinidad ciertamente peligrosa para el futuro de Euskal Herria mientras el imperialismo español ocupa puestos que no le corresponden solamente para intentar destruir al abertzalismo desde un poder a todas luces ilegítimo.

Salud