lunes, 14 de marzo de 2011

Bengasi a la vista

Si los imperialistas no intervienen o lo hacen tarde y mal (ojalá) la suerte está echada. Las fuerzas leales al Gobierno legitimo de Libia han puesto en desbandada a los siervos del imperialismo. Da asco ver a sus "dirigentes" suplicando en las cancillerias europeas una intervención militar para masacrar a su propia gente. Milicianos antiimperialistas ya se mueven por Bengasi donde los periodistas de los medios terroristas de información occidentales empiezan a quitarse de enmedio como conejos asustados. Ellos también son objetivo militar. Y con razón.  

Este domingo, las tropas del líder libio recuperaron la estratégica localidad petrolera de Brega, mientras sus habitantes y los vecinos de Ajdabiya optaron por hacer las maletas y huir hacia Bengasi.

"Sabemos que muchas familias se han marchado de Ajdabiya por la inseguridad, a pesar de que se han reforzado las medidas de control en las entradas y salidas de la ciudad", indicó a EL TIEMPO Muhamad Salem, uno de los portavoces rebeldes de Bengasi. "Desde hace algunos unos días, ningún periodista puede salir de Ajdabiya sin un permiso especial", agregó Salem.

La confusión y el pánico han generado una situación de histeria colectiva, que ha contagiado también a los periodistas extranjeros que han abandonado Bengasi.

La tensión aumenta por momentos en la capital de la nueva Libia, donde las autoridades locales han reforzado las medidas de seguridad e impuesto controles en los accesos a la Plaza de Al Mahkama, después del asesinato del camarógrafo de Al Yazira, Ali Hasan al Yaber, en una emboscada a las afueras de Bengasi la tarde del sábado. En la improvisada oficina de la televisión qatarí, cuyas instalaciones han sido ofrecidas a la prensa extranjera al estar cortadas todas las comunicaciones en el este del país, el ambiente estaba enrarecido.

Hasta ahora, los periodistas podíamos circular tranquilamente por las calles de Bengasi pero desde este domingo, los rebeldes nos han prestado escolta para movernos. Además, en los últimos días varios informadores han sido intimidados o atracados por bandas pro Gadafi cuando regresaban por la noche a los hoteles.

Se teme que el próximo movimiento del las brigadas gadafistas sea aislar los núcleos urbanos en Ajdabiya y Bengasi para que las fuerzas rebeldes no puedan reagruparse ni conseguir armas, y de esta manera ahogar a la resistencia.

Las tácticas militares empleadas por las fuerzas gubernamentales han sido bombardear las líneas enemigas con su aviación, pero nunca han utilizado tropas para ataques por tierra. En Ras Lanuf llovieron misiles y arrasaron la superficie para eliminar a los rebeldes sin necesidad de que las brigadas pro régimen tomaran la ciudad.

Lo mismo ha ocurrido en Agila y Brega, donde no se han producido enfrentamientos cuerpo a cuerpo. Quizás, lo que busca Gadafi sea sitiar los núcleos urbanos para que la población se vuelva en contra de los rebeldes y para poder sofocar la revuelta.

Ethel Bonet

Para EL TIEMPO

Bengasi

3 comentarios:

Anónimo dijo...

no se preocupe señor Álvarez, la ¿izquierda? ya tiene planeada las excusas:

una puede ser:

"El imperialismo encubre a Gaddafi y extorsiona a la sublevación popular para imponer su propia salida "

y la otra es igual de disparatada:

"A sangre y fuego, el ejercito y los mercenarios de Gadafi estan recuperando terreno, al extremo de poner en riesgo el gobierno provisional rebelde. Ante la pasividad culpable de las Naciones Unidas."


Resumen: unos dicen que si Gadafi gana es porque la OTAN está con él, otros ante la victoria del gobierno libio lo que claman al cielo es una intervención militar occidental.
Sí, estamos ante las nuevas vedettes de rebelion.org, no tardará en salir Carlos Taibo seguramente con algún discurso ni-ni pro OTAN.

Aprueba este tema dijo...

http://www.filmcritic.com/features/assets_c/2010/04/William_Davis_560x330-thumb-560xauto-28547.jpg

R.A.F.A.E.L. dijo...

Y la Trini(lateral) Jiménez poniéndose de parte de los "rebeldes". Ella sabe muy bien que el Frente Nacional para la Salvación de Libia está financiado por la CIA.