miércoles, 16 de marzo de 2011

Centrales nucleares neoliberales

El emperador de Japón, Akihito, ha dicho en un discurso televisado que “está preocupado" por la crisis de los reactores nucleares dañados e insta a la población a ayudar en estos tiempos difíciles. 

Al hilo de ese detalle, recuerdo que el Primer Ministro japonés llegó a protestar porque al menos durante 24 horas (que sepamos), el Gobierno no había tenido información alguna sobre lo que estaba aconteciendo.

Lo que aquí se está ocultando a parte del mundo que no lo sabe, es que las centrales nucleares niponas no son controladas por el Estado sino por empresas privadas.

Como vemos, toda la eficiencia y modernidad capitalista, a la que estos días hacen alusión constantemente los medios, está volcada no en salvar vidas, sino en salvar unos reactores nucleares que podían haber sido inutilizados inundándolos con agua del mar.

El desastre nuclear se traduce en pérdidas millonarias. Esto es lo que están tratando de evitar los 50 “héroes” japoneses.