jueves, 17 de marzo de 2011

Graves desavenencias interimperialistas en Libia

Gadafi ha agradecido a los gobiernos de Alemania, Rusia y China su oposición a una zona de exclusión aérea sobre Libia, tras el fracaso de la reunión del G8, celebrada en París. Gran Bretaña sigue fiel a Estados Unidos (EEUU) apostando por la opción aérea que asume Francia en su retorno al coqueteo con Washington. En ese sentido, estamos seguros que Sarkozy es poco estimado en su país porque su política errática perjudica los intereses que la oligarquía francesa tiene en África. 

Nuestro compañero Ernesto Martín ya expuso en este blog que EEUU tenía dos opciones: lograr la hegemonía imperialista en Libia, (o al menos una fuerte presencia) o desestabilizar continuamente para que, si ellos no logran lo que quieren, que tampoco haya ventajas para sus "socios". Martín se inclinaba por la segunda opción y citaba las manifestaciones de Obama donde decía ”o Gadafi se va, o se instala en larga guerra civil el país” que es lo que podría suceder si se implantara la zona de exclusión.

Todos esos países tienen intereses en Libia y Gadafi, hasta ahora, está jugando hábilmente esa baza, de ahí la posición actual del Gobierno libio por el que hace unas semanas nadie daba un céntimo. Ello demuestra la importancia de conocer y utilizar en beneficio propio, las contradicciones entre las potencias imperialistas. Cuanto más se agudizan aquellas, más se debilitan los imperialistas y más se fortalecen las opciones de los pueblos que aspiran, al menos, a un desarrollo independiente.

Ahora bien, quienes no se complican en observar y analizar esas luchas entre bastidores, que sigan tragándose la película infantil de “buenos contra malos” que vende por ahí Trinidad Jiménez, la impresentable ministra de Exteriores del régimen de la familia Borbón.

1 comentario:

R.A.F.A.E.L. dijo...

Espero que Ernesto Martín no sea el Ernesto que me insultó el otro día. Supongo que no serán la misma persona.

Te invito, JM, a repasar mis entradas sobre Libia y Oriente Próximo. Creo que también hacen reflexionar.

Que Rusia tenga dudas sobre si hay que crear o no una zona de exclusión aérea me hace pensar de nuevo en lo poco fiable que es Medvedev, más cerca cada día del imperialismo, en vez de ir en la dirección contraria.

Saludos de nuevo.