miércoles, 31 de agosto de 2011

A por las migajas

A por las migajas sí, porque ya casi no queda nada. La Comisión Nacional de Competencia (¿competencia? no me hagan reír) ha multado con 4,8 millones de euros a la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos por prestar servicios postales a clientes preferentes con precios que no cubren los costes del servicio.  

En este caso, como en todos, el régimen trata de presentar ante el ciudadano una mala imagen de todo lo que huela a público, forzando una gestión incorrecta provocada por sus funcionarios de altos cargos que reciben órdenes en ese sentido. Un paso más en la dirección de privatizar las migajas estatales, pues existen planes concretos para vender Correos a precio de saldo a los amigotes de unos y otros.

¡Qué angustiosa debe ser la desesperación que sienten! Van directos al suicidio empujados por la crisis. Recuerden Argentina, y ahora también Grecia, que está ahí al lado.
 

2 comentarios:

Juli Gan dijo...

Claro, por eso llevan años ralentizando la sanidad pública, que si listas de espera, que si tratamientos elementales...Es que la sanidad privada es mejor. Hagámonos un seguro privado y paguemos felices. El médico que nos ha de operar es el mismo, pero en vez de tardar un año, si le pagamos, lo hace este mismo mes.

Anónimo dijo...

Bueno, Correos es una empresa pública, pero a partir de los 90 se le privó del monopolio para casi todos los supuestos, y ahora hay una ley nueva que le quita más monopolios que tenía por Ley.

Me parece un error, el problema es que la UE está obligando a ello.

Además en Correos, como en las administraciones públicas, hay dos tipos de personal: funcionario y laboral, con distinto régimen. Un lío.