jueves, 29 de diciembre de 2011

Dos breves reflexiones

Sobre respetos y congelaciones... 

Dice un portal digital que la Casa Real se mueve “entre el respeto y la discreción” en el caso Urdangarín. El mismo respeto y discreción que guarda, desde hace años, respecto a la figura del dictador Francisco Franco. No en balde, éste le procuró su privilegiado estatus.

Lo de congelar el Salario Mínimo Interprofesional no es un recorte, es una imposición- de corte fascista- de la burguesía contra la clase obrera, imposición sostenida por botas militares y policiales.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo del famosisimo yerno es algo unico, porque
saca a la luz un problema de siempre en esas
altura, lo que sucede " es que el horno no esta
para galleticas" y deben guardar las formas de
parecer realmente preocupados, al final no debe
pasar nada de nada.

Lo del salario minimo, despues de resuelto este
paso, lo que les queda es eliminarlo y que cada
cual se las arregle como pueda, en definitiva la
demanda vienen de las clases vivas del pais y
solo beneficia a los que no lo son.

JM Álvarez dijo...

Lo que resulta sospechoso es la profusion informativa del caso Urdangarin, en visperas de lo que mañana nos van a "obsequiar" en el Consejo de Ministros

Sebastian dijo...

Supongo que al Urdangarin ya lo dan por deshauciado, con la tranquilidad de atenerse al procedimiento del "pelotazo": pagar una multa proporcional a la apropiacion de pasta publica y se acabo.

Naturalmente todo quedara muy sauavizado, al fin y al cabo solo era una empresa que cumplia sus contratos. Las condenas se repartiran entre el y los politicos que le contrataban.

Hace unas semanas (Casualidades de la vida) ,vi a Millet (el del caso Palau de la musica) tomando algo tranquilamente en una terraza de un pueblo de Castellon poco concurrido. Cuando nos vio a mi y a mi amigo dirigirle la mirada varias veces, se marcho del lugar y dejo a un amigo con el que iba.

¿Creeis que todos estos chorizos integrados en el sistema pagan realmente por lo que hacen?.