lunes, 26 de marzo de 2012

Algo le va muy mal a Boris Tadic

Y es que el presidente de Serbia no puede volverse razonable de repente, si tenemos en cuenta sus continuas bajadas de pantalones frente a los imperialistas. 

Durante una ceremonia en la que se inauguró un monumento en memoria de los muertos por los bombardeos de la OTAN, Tadic dijo: “Eso fue un crimen contra nuestro país y nuestro pueblo, no tengo nada más que añadir". O alguien entre bastidores le está partiendo la cara, o quizás piensa que no merece la pena integrarse en una UE, donde la mayoría de sus integrantes está en bancarrota. En fin. Celebramos sus declaraciones.

La campaña de la OTAN, no aprobada por el Consejo de Seguridad, destruyó, intencionadamente, infraestructuras civiles, como suministros de agua, electricidad, y sistemas de comunicación, actos que se consideran crímenes contra el Derecho internacional. Las autoridades serbias denuncian que 2.500 personas, la mayoría civiles, murieron durante los bombardeos que duraron 78 días.